El blog de los seguros de El Corte Inglés

Cómo acabar con los puntos negros

Cómo acabar con los puntos negros. Vida saludable

Los puntos negros son antiestéticos, no nos gustan y no podemos remediar apretarlos para acabar con ellos. Pero cuidado, porque hacerlo así puede dañar nuestra piel e infectar la zona.

¿Por qué se producen?

Diariamente nuestro rostro está expuesto a numerosos contaminantes que provocan que aparezcan en nuestra piel los fatídicos puntos negros que tanto afean el cutis.

Los puntos negros son poros o comedones abiertos que se han obstruido por varios motivos como un exceso de sebo, células muertas o polución, que surge especialmente en la cara y en la nariz.

El nombre de punto negro debe su nombre a que está abierto y obstruido por un tapón córneo de un color similar al negro generado por la acumulación de melanina. Ésta no permite el drenaje de la glándula sebácea.

Su incidencia es mucho mayor en las pieles con tendencia mixta o grasa. Este tipo de pieles acumulan más grasa se mezcla con los restos celulares. Éstos se quedan retenidos en el conducto de salida de la glándula sebácea por causa de inflamaciones o exceso de secreciones, por lo que la glándula no puede drenar lo necesariamente rápido, se ensucia y adquiere la tonalidad negra.

Como prevenir su aparición

Antes de tratar la piel es importante saber qué tipo de piel tenemos y en función de esto, optaremos por unos u otros productos de dermocosmética. Ya que cada uno de ellos está diseñado para tratar y prevenir el acné comedónico, así como algunos daños ocasionados en la piel.

También es muy importante seguir una rutina de cuidados básicos en casa, que pasa por tener un buen jabón, cremas y limpiadores de la piel específicos. Una vez a la semana puedes someterte a un tratamiento de exfoliación y a diario es aconsejable dejar que la piel respire.

Es muy importante llevar esta rutina sobre todo antes de acostarte y no dormir con maquillaje para que los poros se ventilen. Procura utilizar para la limpieza del rostro productos desmaquillantes adecuados y evita las toallitas, ya que estas pueden favorecer a arrastrar la suciedad y obstruir más los poros de la piel.

Un básico para tener una piel sana es la hidratación, por lo que puede ser aconsejable, según el tipo de piel, incluir en el cuidado diario productos como emulsiones, geles, serums, cremas hidratantes acuosas o aceites (recomendados para pieles secas) para hidratarla.

Además, ten en cuenta que el tipo de alimentación, los factores hormonales y tu estado de salud general influyen en el estado de nuestra piel

Tratamiento contra los puntos negros

Hay que tener mucho cuidado en como extraemos los puntos negros. Porque nuestra manía irresistible de apretarlos no solo puede provocar lesiona en la piel, también puede hacer que el poro empeore y se infecte. Para quitar los puntos negros es importante llevar una correcta higiene facial. Hoy en día existen muchas alternativas para tratarlos, por ejemplo:

  • Puedes utilizar como tratamiento mascarillas especiales destinadas a ese tipo de lesiones, tanto en casa, que puedes adquirir en un centro comercial o bien acudiendo a un profesional.
  • Procura evitar cremas y maquillaje que aumenten la producción de sebo y de grasa. Si tienes una piel grasa busca productos no comedogénicos.
  • Limpia bien la piel del rostro antes de aplicar el maquillaje o la hidratación.
  • Utiliza agua templada para lavar la cara.
  • Aplica entre una y dos veces por semana un exfoliante facial.
  • Establece una rutina diaria de cuidados. Es importante porque para ver resultados tiene que ser a largo plazo, ya que a primera vista no aparecen, por eso hay que ser constante.

Llevar una limpieza facial diaria y un cuidado correcto, no sólo es esencial a nivel estéticos, también es una forma de prolongar nuestra juventud, si no la cuidamos correctamente sufrirá un envejecimiento progresivo. Incluso se puede llegar a alterar el tipo de piel aumentando el acné, entre otros efectos.

Artículos destacados

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.