¿Buscas ginecólogo? Así te puede ayudar un seguro médico privado

El ginecólogo es un especialista importante en la vida de cualquier mujer. Visitas periódicas hacen que sea una persona con la que con el tiempo, estableces una relación estrecha, quien traerá a tus hijos al mundo. En tu seguro médico encontrarás grandes especialistas con quienes te sentirás cómoda y segura. Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

Llega un momento en la vida de toda mujer en que debe ponerse en manos de un ginecólogo. La labor de este especialista es fundamental no solo en las etapas en que estés viviendo un embarazo, sino a partir de la llegada del periodo y para siempre. 

A pesar de que muchas madres (o padres) acompañan a sus hijas adolescentes a la consulta del ginecólogo cuando tienen su primera regla, los especialistas recomiendan empezar a realizar visitas periódicas de rutina al comenzar a tener relaciones sexuales o al cumplir la mayoría de edad.

Si hay antecedentes en tu familia de enfermedades como el cáncer, aún cobra más importancia la visita rutinaria a tu ginecólogo

Acostumbrarse a ir anualmente a una revisión ginecológica es muy importante porque en ellas se realiza una labor de prevención que puede evitarnos muchos problemas a lo largo de los años. No en vano, los cánceres de útero y de mama son dos de los más diagnosticados en nuestro país desde hace unos años. Con estas revisiones rutinarias se podrían prevenir y diagnosticar de manera precoz muchos de ellos, ya que en ellas se podrían descubrir señales no perceptibles para la paciente, pero que le indican al especialista que hay que tomar medidas. 

¿Dispongo de ginecólogo con el seguro médico privado?

La ginecología es una especialidad que podrás encontrar cubierta en la gran mayoría de los seguros de salud que hay en el mercado. 

La póliza Más Salud de Sanitas, en sus coberturas de obstetricia y ginecología, engloba también la cirugía de la mama, la asistencia neonatal y al recién nacido, y ofrece servicios adicionales de matrona y preparación al parto. Debes tener en cuenta que existe un periodo de carencia de 8 meses respecto al parto o la cesárea, exceptuando los partos prematuros (menos de 37 semanas). Si lo que tienes en mente es una ligadura de trompas, la carencia es de 10 meses.

Servicios Completos de Asisa, por su parte, además de las consultas rutinarias de ginecología, llevará tu seguimiento del embarazo, la preparación y asistencia al parto y las consultas y apoyo de las matronas. En cuanto a la planificación familiar, quedan cubiertas la ligadura de trompas y la colocación del DIU, aunque excluye el DIU hormonal.

Utilizan el láser quirúrgico en la especialidad de ginecología, entre otras, dentro de lo que clasifican como técnicas especiales, aunque establecen una carencia de 6 meses para este servicio, la misma que para los que están incluidos en lo que se considera planificación familiar.

Si dudas, lo mejor es utilizar un comparador de seguros de salud, para poder ver qué te ofrece cada compañía y una vez tengas una idea de lo que necesitas, hables con un asesor que resuelva todas las dudas que te hayan quedado después de ver la comparativa.

La especialidad de ginecología en el seguro médico privado

Una de las cosas que marcan la diferencia cuando tienes un seguro médico privado es el tiempo de espera necesario para citarse o para obtener los resultados de las pruebas que hayan considerado que debías hacerte.

Puedes elegir el ginecólogo que más te interese dentro del cuadro médico de tu compañía, mientras que si quieres visitar al ginecólogo en la Seguridad Social tendrás que citarte con tu médico de familia para que te deriven a ginecología. Además, los equipos que se utilizan para realizar pruebas diagnósticas cuentan con una avanzada tecnología para asegurar que los tratamientos elegidos son los adecuados.

Cuando acudas a la consulta del ginecólogo de tu elección, te hará las preguntas que considere oportunas para abrir tu historial médico y llevará a cabo, dependiendo de la razón por la que has acudido a consulta, una exploración. En posteriores visitas te harán exámenes pélvicos, cultivos vaginales, ecografías pélvicas y mamarias, citologías… Y cuando llegue el momento, por edad, mamografías. 

El embarazo

Hay mujeres que se plantean si hacer el seguimiento de su embarazo en la Seguridad Social o llevarlo a través de su seguro médico privado. A veces no tienen claro si el seguro de salud les dará todas las coberturas necesarias

Para sacarte de dudas, si estás entre estas que mencionamos, te diremos que los seguros de salud cuentan con las mejores coberturas y hospitales privados de gran prestigio donde te brindarán una excelente atención médica en ese momento tan especial de tu vida. Los mejores especialistas, los que tú elijas, cuidarán de tu salud y de la de tu bebé.

El embarazo es la época de la vida de una mujer en la que el ginecólogo cobra especial importancia

Muchas aseguradoras han incorporado la videoconsulta, para que puedas exponer tus dudas a tu especialista con la comodidad de hacerlo desde donde tú quieras, sin necesidad de acudir a la consulta físicamente. En esta videollamada te indicarán si es necesario verte y te citarán para una exploración si así lo requiere la situación. En algunas compañías también podrás disfrutar si así lo deseas, de servicios de orientación para guiarte en esos meses tan especiales.

El cáncer

Cada año se diagnostican más de dos mil cánceres de cuello uterino en España, a mujeres en una horquilla de edad que va de los 35 a los 50 años. La consulta con tu ginecólogo ayudaría a detectarlo de manera temprana y se iniciaría el tratamiento en un estadio inicial, lo que puede significar un mayor porcentaje de éxito en el mismo.

Por otro lado, el cáncer de mama se ve con frecuencia en las mujeres que pasan de los 50 años, aunque empieza a ser habitual detectarlo en mujeres de menor edad. Se dice que factores como fumar o la contaminación pueden ser desencadenantes. Cada dos años se realiza una mamografía por protocolo -a partir de determinada edad- aunque si tienes un seguro privado, lo normal es que te hagan una al año, generalmente a partir de los 40.

Otras enfermedades

Además de estas enfermedades graves, tu ginecólogo puede encontrar en las revisiones otras de menor importancia o alguna infección. También aconseja y asesora acerca de las enfermedades de transmisión sexual (conocidas como ETS) que puedes contraer, por lo que es muy importante la prevención en este sentido, así como te puede explicar lo que necesites saber acerca de los métodos anticonceptivos a tu alcance y los que mejor te funcionarían según tus necesidades y en tu caso concreto.

Si sufres alguna patología como el síndrome de ovario poliquístico, algo bastante frecuente, puede que te aconsejen acudir más de una vez por año, para hacerte un seguimiento y mantener un control sobre estos órganos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS