El blog de los seguros de El Corte Inglés

Cómo escoger un queso saludable en el mercado

Cómo escoger un queso saludable en el mercado Vida saludable

Pocas cosas pueden superar el sabor de un Brie cremoso o un Gouda ahumado, pero si no tienes cuidado, esta comida tan popular puede aumentar fácilmente tu peso, provocar un problema con la sal o hacer que te sientas inflado como un globo…

 

El arte de la moderación es importante, pero si la idea de prescindir del queso te suena aterradora, no te preocupes… ¿Te estás preguntando qué queso es más saludable y cómo podrías elegir entre los miles de variedades disponibles? Hemos intentado hacer la tarea por ti, así que todo lo que tienes que hacer es mimarte y consentirte un poquito…

 

Usando algunas afirmaciones que estamos acostumbrados a escuchar, queremos compartir algunos consejos para ayudarte a elegir un queso que sea sabroso y nutritivo (y más sano).

 

Los quesos crudos ayudan a la digestión:

 

Prueba: Roquefort

La mayoría de los productos lácteos están pasteurizados, lo que significa que, si bien se matan ciertas bacterias, también se destruyen las enzimas. Estas enzimas, que se encuentran en el queso no pasteurizado, en realidad pueden ayudar en la digestión.

 

Intenta encontrar Brie o Camembert de leche cruda auténtica, o puedes probar un poco de Roquefort crudo artesanal. Es una buena fuente de triglicéridos de cadena media (por sus siglas en inglés, MCT) antimicrobianos, antifúngicos y antivirales, y ácido láurico. Los MCT se absorben rápidamente y no requieren la ayuda de ácidos biliares para la digestión.

 

El queso de cabra te ayudará a perder peso:

 

Prueba: Queso de cabra, feta, Pecorino Romano

¿Por qué es mejor el queso de cabra que el queso de leche de vaca? Porque contiene más proteínas y mayores cantidades de niacina, calcio, hierro y potasio.

 

Mientras que el queso de leche de cabra y oveja contiene más grasa, los glóbulos de grasa son pequeños, lo que facilita la digestión. Estos quesos también contienen mayores cantidades de MCT (eso que ayuda a la digestión y de lo que ya hablamos antes).

 

Un beneficio adicional para la salud al elegir queso de leche de cabra y oveja sobre el de leche de vaca son los niveles más altos de CLA (ácido linoleico conjugado). El CLA se encuentra principalmente en la carne y los productos lácteos de animales alimentados con pasto. Los estudios demuestran que el CLA podría proteger contra las enfermedades cardiovasculares y contener propiedades anticancerígenas.

 

 

El queso sin procesar tiene menos sal:

 

Prueba: Ricotta, mozzarella fresca, parmesano, queso suizo

La mayoría del queso contiene sodio, que proviene de dos lugares: la leche -que de manera natural contiene algo de sodio- y el resto se agrega durante el proceso de elaboración. Pero, si por cualquier razón estás restringiendo el consumo de sal, es aconsejable limitar el consumo de quesos y alimentos procesados ​​que contengan queso. A menudo incluyen aromatizantes, colorantes, grasas hidrogenadas, conservantes, estabilizadores y otros ingredientes necesarios para aumentar su vida útil y su calidad.

 

El queso suizo contiene aproximadamente 200 mg de sodio por cada 100 grs, comparado con un queso feta o Roquefort que tiene aproximadamente 7 veces más. Un Ricotta, la mozzarella fresca o el parmesano también son naturalmente más bajos en sodio.

 

Los quesos añejos son los mejores para las personas intolerantes a la lactosa

 

Prueba: Cheddar, parmesano, queso de oveja

Si una intolerancia a la lactosa te impide disfrutar de unos macarrones con queso deliciosos, tenemos buenas noticias: los quesos añejos como el cheddar, el asiago italiano, el parmesano o el queso de oveja no contienen lactosa de forma natural, lo que te brindará una mejor digestión.

 

Ten en cuenta que los quesos envejecidos a menudo son secos y tienen un sabor ligeramente más picante, por lo que solo un poquito ayuda mucho a cualquier plato.

 

Como truco y si quieres prepararte un plato saludable, ralla un poco de queso parmesano sobre brócoli salteado o coliflor para obtener un bocado crujiente y muy apetecible…

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.