El blog de los seguros de El Corte Inglés

Como evitar marearse en el coche

Como evitar marearse en el coche Vida saludable

A todos nos encanta viajar y estamos deseando hacerlo en cuanto podemos. Pero sin embargo hay gente a la que viajar la supone un estrés extra porque se marea cuando va en coche, y los desplazamientos se convierten en un suplicio.

Pero el mareo tiene una explicación científica y se llama cinetosis. Este trastorno está relacionado con un problema en las estructuras vestibulares del oído interno implicadas en el equilibrio. Se produce debido a que el movimiento y la aceleración hacen que estas estructuras se estimulen excesivamente y aparezca la sensación de mareo.

Además, no es un problema exclusivo de los coches y puede darse en cualquier medio de transporte o, incluso en las atracciones como las montañas rusas, pero sin duda la más frecuente es en los automóviles.

La persona que se marea en el presenta una serie de alteraciones: sensación de malestar general, respiración agitada, sensación de estómago revuelto, náuseas, sudor frío, palidez, cefalea, vómitos y vértigo.

Las mujeres embarazadas y los niños pequeños son más propensos a marearse en el coche. Por otro lado, los bebés y los menores de dos años no suelen marearse y en los niños este problema suele desaparecer progresivamente a partir de los 12 años. Aunque, fuera de este rango de edad hay muchas personas que lo siguen experimentando en los viajes en coche.

¿Por qué se produce la cinetosis?

Como hemos comentado, la cinetosis hace referencia a los trastornos que se producen en el organismo a causa del movimiento. Este cuadro clínico se produce por la contradicción en la información que se genera entre los tres sistemas que registran el movimiento:

  1. Somatosensorial: la relajación o tensión de los músculos del cuello es la que informa de la posición de la cabeza.
  2. Visual: el cerebro registra las variaciones de posición por la distancia a distintos puntos de referencia.
  3. Vestibular: el aparato vestibular del oído contiene un líquido que se mueve por la gravedad y la aceleración, que refleja la posición de la cabeza en el espacio.

Cuando nuestro cuerpo está quieto, el cerebro recibe señales de que estamos sobre terreno firme y en una posición estable. Por eso, cuando nos montamos en un medio de transporte, y nos quedamos estáticos las señales que llegan a nuestro cerebro son contradictorias.

Nuestros músculos no se mueven, pero nuestros ojos miran por la ventana y nos aportan información diferente sobre el exterior cada segundo. También, la velocidad del vehículo hace que cambiemos constantemente nuestra posición en el espacio, lo que provoca el movimiento del líquido del oído interno, por lo que el cerebro interpreta que el cuerpo se está desplazando. Esto genera gran confusión entre los tres sistemas de orientación que el cuerpo manifiesta con los síntomas de la cinetosis.

Consejos para no marearte

Si eres de los que se marea en el coche, o tus hijos sufren este mal, lee estos consejos para que el viaje sea mucho mejor:

  • Para evitar los mareos, hacer una conducción suave sin acelerones, frenazos o golpes de volante ni giros bruscos, ayudará a la persona que lo sufre.
  • Cuando sea posible evita escoger rutas con demasiadas curvas. Y si no puedes evitarlo, lo mejor es ir despacio evitando movimientos bruscos del vehículo.
  • Antes de emprender el viaje, asegúrate de que el interior del coche está limpio, no tiene olores fuertes y está bien ventilado. Procura regular la temperatura del vehículo, que no debe ser ni demasiado baja ni demasiado alta. En todo caso, es mejor que el ambiente sea fresco a sofocante.
  • Los pasajeros que viajan en los asientos de atrás son más propensos a sufrir mareos, por eso lo recomendable es que sean ellos los que conduzcan cuando sea posible o que ocupen el lugar del copiloto. Si eso no es posible, el asiento trasero central es el más conveniente para no marearse. Asimismo, es mejor ir sentado en el sentido de la marcha que, al contrario.
  • Los especialistas recomiendan que las personas con tendencia a marearse, siempre que sea posible, duerman en el coche para evitar marearse. Asimismo, aconsejan no mirar por las ventanillas siguiendo lo que hay en el exterior, sino fijar la vista en un punto lejano del horizonte para evitar ver pasar nuestro entorno a gran velocidad. Tampoco está recomendado leer, mirar el móvil o ver películas en la tablet o pantallas integradas a bordo del vehículo, ya que estas conductas incrementan el riesgo de marearse.
  • Procura hacer paradas de vez en cuando, se recomienda cada dos horas ya que reduce la posibilidad de marearse, porque ayudan a despejarse, tomar aire fresco, estirar las piernas y moverse un poco.
  • Viajar con el estómago vacío aumenta las posibilidades de marearse, por lo que lo mejor es comer algo antes de iniciarlo. Pero cuidado, porque las comidas copiosas o las digestiones pesadas perjudican la conducción y hacen el viaje menos confortable y además de favorecer el mareo. No obstante, cuando un pasajero está empezando a marearse puede encontrar alivio tomando alimento en pequeñas cantidades (frutos secos, trocitos de pan, una fruta pequeña…). Y por supuesto el consumo de alcohol está completamente desaconsejado.
  • Procura beber mucha agua durante el camino, ya que ayuda a evitar la sensación de mareo o aliviarla cuando está comenzando.
  • Una gran solución es la ingesta de fármacos para evitar el mareo. Son bastante eficaces y muy útiles, especialmente en el caso de los niños. Se venden en diferentes formatos para facilitar su administración (jarabe, chicles, pastillas…) y deben tomarse media hora antes del viaje para que sea efectivo. Hay que tener en cuenta que algunos causan somnolencia, un efecto que debe ser tenido en cuenta antes de tomarlo, además de alguna contraindicación que hay que consultar con el médico o el farmacéutico.
Artículos destacados

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.