El dermatólogo en el seguro de salud

La dermatología es un campo que gana cada día más peso en el mundo de la medicina, y no es para menos. La piel es el vestido que cubre nuestro cuerpo y debemos cuidarla como se merece. Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

OBTENER PRESUPUESTO Y CONTRATAR

¿Quién es responsable del tratamiento de tus datos personales?

• CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS, CORREDURÍA DE SEGUROS, S.A., GRUPO DE SEGUROS EL CORTE INGLÉS (Sociedad Unipersonal) Inscrita en la DGSyFP con Nº J0200 / Concertado Seguro de Responsabilidad Civil y Capacidad Financiera, según legislación vigente. Existencia de vínculo estrecho con Seguros El Corte Inglés, Vida, Pensiones y Reaseguros, S.A.U.

• N.I.F.: A-28128189

• Domicilio social: C/ Hermosilla 112, 28009 - Madrid

• Domicilio oficina principal: C/ Princesa 47, 28008 - Madrid

• Datos registrales: Registro Mercantil de Madrid: Tomo 945, Folio 1, Inscripción 32, Hoja M – 18707.

Representante de CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS: delegado.protecciondatos@seguroseci.es

¿Con qué finalidad recabamos tus datos personales?

Facilitarte un presupuesto del seguro o servicio solicitado según los datos que has indicado, así como, en su caso, llevar a cabo la contratación del seguro o servicio solicitado.

¿Por cuánto tiempo almacenamos tu información personal?

Tus datos serán conservados mientras dure la actividad y una vez finalizada se conservarán durante el tiempo legalmente establecido.

¿Cuál es la legitimación que tenemos para realizar su tratamiento?

La legitimación para el tratamiento viene determinada por tu consentimiento, que ha sido prestado y recabado a través de la solicitud que has realizado en nuestra web. En caso de que realices una contratación, la legitimación para el tratamiento de tus datos será la ejecución del contrato.

¿A quién podemos comunicar tu información personal?

Se podrán comunicar los datos facilitados por el cliente para realizar la tarificación o contratación del seguro o servicio, así como a las Administraciones Públicas que lo requieran en virtud de disposición legal.

¿Cómo puedes ejercer tus derechos?

Tienes derecho a obtener el acceso a tu información personal, así como a solicitar la rectificación de los datos inexactos o, en su caso, solicitar la supresión cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines para los que fueron recogidos.

En determinadas circunstancias, y por motivos relacionados con tu situación particular, podrás oponerte al tratamiento de tus datos. Tu información personal dejará de tratarse para aquellas finalidades respecto de las que hayas manifestado tu oposición. De igual forma puedes ejercer el derecho de limitación del tratamiento de tu información personal, solicitándonos la conservación de la misma.

En determinadas circunstancias, podrás solicitar la portabilidad de tus datos a otro responsable de tratamiento.

Podrás ejercer tus derechos sin coste alguno, recibiendo una respuesta en los plazos establecidos por la legislación vigente en materia de protección de datos. Puedes elegir entre los siguientes medios:

Solicitud escrita y firmada dirigida a Centro de Seguros y Servicios, Correduría de Seguros, S.A.U., Grupo de Seguros El Corte Inglés en la C/ Princesa, nº 47, 28008 - Madrid (Servicio de Atención al Cliente), debiendo adjuntar copia del documento que acredite tu identidad, así como su dirección de correo electrónico, si dispones de ella.

Solicitud a la dirección de correo electrónico: atcliente@cess.elcorteingles.com, adjuntando fotocopia y/o copia escaneada del documento que acredite tu identidad.

- Llamando al teléfono 91 266 87 56, Servicio de Atención al Cliente de CENTRO DE SEGUROS Y SERVICIOS.

Puedes presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, especialmente cuando no estés satisfecho con la respuesta al ejercicio de sus derechos. Para más detalle, puedes consultar la web www.agpd.es

Esa especialidad médica en la que se trata el estudio de la piel, su conocimiento más profundo y las enfermedades o patologías que pueden afectarla es la dermatología. Del mismo modo, se ocupa de prevenirlas y de mantener y recuperar la normalidad de la capa dérmica. La dermocosmética ocupa un lugar importante dentro de esta especialidad, tratando la apariencia de la piel, así como su protección.

El dermatólogo de tu seguro de salud juega un papel muy importante en todas las etapas de la vida, por lo que es fundamental encontrar en el cuadro médico del seguro que contrates el especialista que te de la seguridad que necesitamos cuando tenemos dudas respecto a la salud de nuestra piel.

  • Dermatología en los niños (pediátrica): la etapa infantil es de las más importantes, ya que la piel de los niños (igual que el resto de su cuerpo) está “a estrenar”, es decir, es especialmente delicada y tenemos que cuidarla mucho para prepararla para la vida, además de la probabilidad de que nuestro bebé se vea aquejado por alguna de las patologías más propias de la primera edad, que en un alto porcentaje terminarán por resolverse con los cuidados adecuados y el paso del tiempo, que trae consigo la madurez de la piel.
  • Cuidado del cabello (tricología): en los últimos años se ha desarrollado mucho el estudio en el campo del cabello, quizá por la preocupación creciente de las nuevas generaciones por su aspecto, y ahora hay muchísimos dermatólogos especializados totalmente en este tema. Trata las enfermedades del pelo y el cuero cabelludo, previene su aparición y pone a nuestra disposición una serie de técnicas diferentes para acertar con los diagnósticos, terapias, cosmética capilar e incluso llevan a cabo cirugías en el cuero cabelludo.
  • Tratamiento de eczemas: la dermatitis tiene en los eczemas una de sus maneras de presentación en nuestro cuerpo; es una enfermedad de las consideradas inflamatorias que se da en la superficie de la piel y produce picor y enrojecimiento; a veces aparecen vesículas, edemas y exudación de líquidos serosos. No son peligrosos, pero sí muy molestos.
  • Micología: esta especialidad trata las levaduras y los hongos, que pueden provocar distintas infecciones en la piel, el pelo y/o las uñas. Los dermatólogos poseen varias técnicas para poder hacer un diagnóstico correcto de este tipo de enfermedades, como son el examen de la lesión o los cultivos micológicos. 
  • ETS (enfermedad de transmisión sexual): se transmiten de alguien infectado a otra persona por contacto directo o por el contacto de líquidos infectados. Se conocen por ETS porque su contagio se da mayoritariamente por contacto sexual (oral, anal y/o vaginal). El área genital es la que se ve afectada fundamentalmente, pero pueden llegar a alterar otras partes de nuestro cuerpo, por contacto directo o por extensión de la enfermedad. La venereología es el área encargada del estudio, diagnóstico y tratamiento de las ETS y es un campo incluido en la dermatología por las presentaciones cutáneas de esta enfermedad. 
  • Fototerapia: la luz del sol (y también otro tipo de luces, como la azul de las pantallas), tiene un papel primordial en muchas de las patologías dermatológicas. Este hecho ha motivado un desarrollo exponencial en las áreas de la fototerapia, la fotobiología y el fotodiagnóstico. También hay terapias que se basan en la exposición del paciente a algún tipo de luz (beneficiosa, esta vez) para mejorar la patología que les aqueja.
  • Oncodermatología: muy relacionados con la luz y los rayos emitidos por el sol y, por ende, con la fotobiología, los tumores dermatológicos tienen hoy en día muchos tratamientos posibles, si son detectados a tiempo. El diagnóstico precoz es fundamental para que estos tratamientos tengan éxito. En Adeslas, en sus pólizas Gama Plena (Plena, Plena Vital y Plena Plus), la dermatología médico-quirúrgica está incluida entre sus coberturas, así como la laserterapia dermatológica, siempre según alcance y limitaciones establecidos en la póliza y previa prescripción de un especialista del cuadro médico de la aseguradora, adicionalmente y dado que son tratamientos de cierto calado y complejidad, el acceso a los mismos suele contemplar la superación de ciertos periodos de carencia establecidos igualmente en la póliza.  
  • Análisis patológicos: como en cualquier otra especialidad, los análisis que se hacen en dermatología hacen hincapié en una observación precisa al microscopio de las biopsias realizadas al paciente. De esta manera, se acota mejor el tratamiento que debe recibir la persona aquejada por una de estas enfermedades.

Hay razones que deberían empujarnos a pedir cita con nuestro dermatólogo y a las que quizá no prestamos la atención debida. Algunas señales que nos envía nuestro cuerpo y que deberíamos controlar, son:

  • Heridas que parecen no curarse nunca: si tenemos una herida y nos parece que tarda en sanar una eternidad, quizá esconda una enfermedad de otro tipo. Hay que seguir de cerca la evolución de heridas y golpes; lo habitual es que sangremos si nos hemos hecho una herida, pero que una vez la curemos y deje de sangrar, con el paso de los días vaya generando una costra que evolucione hasta la completa sanación. Si vemos que esto no ocurre así, hay que ir al dermatólogo.
  • Erupciones: pueden ser síntomas de alergias alimentarias o medicamentosas… Si ves que te salen erupciones en la piel con relativa frecuencia o facilidad, consúltalo y quédate tranquilo.
  • Acné cuando ha acabado la pubertad: el acné adulto es una patología muy común, pero pocos se acercan a consultarlo. Si es lo que te sucede y ya has cumplido los 25, ve a que te examine un profesional y descarta cualquier otro problema de salud.
  • Llagas en la boca: también conocidas como aftas, son un motivo para hacer una visita a tu dermatólogo. Son incómodas y duelen lo suyo, pero a veces, evidencian alguna otra enfermedad importante. Si te salen muchas y no se curan rápido (la mucosa regenera muy rápidamente, por lo que lo normal es que una de estas esté curada en un par de días), consúltalo.
  • Tus uñas están distintas: la mayoría de las veces no les prestamos mucha atención, pero las uñas nos mandan señales claras de algunos problemas de salud. Si se rompen con facilidad, notas cambios en su textura, en su forma o en su color, puede que te aqueje alguna enfermedad sin que otro síntoma te ayude a detectarla. Los problemas renales, del hígado y algunos cánceres de piel, se evidencian a través de las uñas en algunas ocasiones, además de que puedes tener alguna infección que, si no se trata en el momento adecuado, termine siendo un fastidio que te moleste durante largo tiempo.
  • Ojo a nuestro pelo:  aquí aparecen las primeras pistas que ayudan a detectar enfermedades congénitas, por ejemplo. Si se te cae el pelo de manera exagerada o no se limita a un corto espacio de tiempo, si no que se mantiene durante varios meses, le falta brillo o se vuelve más fino, consúltalo. La sequedad, las costras en el cuero cabelludo, el picor, descamación, enrojecimiento… pueden tener una solución rápida, si lo consultas rápido. 
  • Anomalías genitales: lo normal cuando notamos algo que nos llama la atención en la zona genital, es que la mayoría de la gente acuda a su médico de familia, al ginecólogo, al urólogo o se espere a ver si se resuelve solo. Pero no siempre estos son los especialistas adecuados, ya que el dermatólogo trata las enfermedades venéreas, aquellas que se transmiten por vía sexual. Si te aparecen granos, verrugas, o notas cambios importantes en esa zona, pide cita con tu dermatólogo para descartar cualquiera de estas patologías.

Siempre la prevención es la mejor de las armas con las que contamos en los temas de salud, así que ya sabes: cuida mucho tu piel, porque es la armadura que protege tu cuerpo. Y si a pesar de ello, hay algo que te parezca anómalo o te preocupe, no pierdas el tiempo y sal de dudas. Un diagnóstico precoz puede hacer que de manera fácil se resuelva algo que, si dejas pasar el tiempo, puede no tener solución.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS