El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Cómo lograr firmeza en brazos y piernas?

¿Cómo lograr firmeza en brazos y piernas? Vida saludable

Tus brazos y tus piernas son más susceptibles a la flacidez que otras zonas de la anatomía, normalmente como consecuencia de los aumentos y pérdidas de peso continuas a los que sometemos a nuestro cuerpo.

La flacidez es el resultado de estos cambios repentinos de peso que hacen que la piel se estire para adaptarse a las reservas de grasa; al bajar de peso de forma poco saludable, la piel pierde su firmeza y requiere mucho trabajo recuperarla.

Este es un problema bastante antiestético debido a los cambios que provoca en estas partes del cuerpo. Afortunadamente, hay muchas cosas que puedes hacer para combatirlo y recuperar la firmeza que tanto anhelas.

 

Una pregunta recurrente en la mente de cualquiera es porqué es tan complicado conseguir el tono muscular que queremos. Restaurar la firmeza en cualquier zona del cuerpo no es tarea fácil. Una vez que la piel se estira, requiere un esfuerzo constante devolverla a su estado natural. Y la constancia es algo que necesita de una fuerza de voluntad férrea, algo con lo que no todos contamos. 

 

El colágeno y la elastina son los responsables de proporcionar a la piel su elasticidad y firmeza, dos componentes que juegan un papel muy importante en la salud de tu piel. Cuando tu cuerpo deja de producir ambas sustancias en cantidades suficientes, comienzan a producirse las arrugas y flacidez prematuras.

Estas sustancias normalmente se van agotando (antes de lo que nos gustaría) como parte del proceso de envejecimiento normal que afecta a todos.

Cuando nos lanzamos a perder peso rápidamente sin la ayuda de ejercicio, no damos a la piel tiempo suficiente para recuperar la firmeza perdida. Como resultado, es más difícil después devolverla a su estado normal.

 

Ir al gimnasio parece la opción que se nos ocurre instantáneamente cuando empezamos a preocuparnos por recuperar la firmeza perdida, y mucha gente cree que, para tonificar sus brazos y piernas, deberá ir al gimnasio todos los días. Si tienes tiempo y puedes ir a uno, es una fantástica opción; sin embargo, no es necesario.

Hay ciertos ejercicios que puedes hacer en casa para lograr el mismo objetivo.

 

Brazos

Para trabajar los músculos del brazo y recuperar su firmeza, uno de los mejores ejercicios que puedes hacer es levantar pesas, comenzando con mancuernas de poco peso al principio si no estás acostumbrado.

Un ejemplo de ejercicio podría ser el que, estando de pie, con el cuerpo erguido, sostienes una mancuerna en cada brazo.

Luego, flexiona un brazo para levantar el peso sin mover la parte superior del brazo. Después de eso, repite el mismo movimiento con el otro brazo.

Haz 15 repeticiones, alternando los brazos.

Recuerda hacer este ejercicio lentamente para evitar lesiones.

Haz 3 series con cada brazo, con un minuto de descanso entre ellas.

 

Puedes buscar ejemplos de ejercicios en webs o seguir a algún entrenador en redes sociales, donde con mucha frecuencia, suben rutinas que puedes hacer fácilmente.

 

Piernas

Los músculos de las piernas suelen ser más fáciles de ejercitar que los brazos, pero ambos requieren mucha paciencia y constancia.

 

Para empezar, trata de caminar de 30 a 40 minutos cada día. O, si lo prefieres, puedes dar un paseo corto en bicicleta o usar una bici estática. Prueba también este ejercicio:

Acuéstate sobre el lado derecho en una colchoneta de ejercicios.

Luego flexiona las piernas para que estén en la misma posición que estarían si estuvieras sentado, pero mantente de lado, es decir, en posición fetal.

Después de eso, levanta la pierna sin estirarla, manteniendo la pierna doblada en un ángulo de 90 °.

Haz 3 series de 10 repeticiones y luego repite con el otro lado.

 

Como con los brazos, te recomendamos seguir las rutinas de la web de fitness que prefieras.

Recuerda hacer estos ejercicios lentamente y de acuerdo con tus habilidades para evitar lesiones. Puedes comenzar con algunas series cortas y luego aumentar las repeticiones.

 

Lo que comemos ayuda también a combatir la flacidez, así que para tonificar brazos y piernas, también tendrás que vigilar tus hábitos alimenticios.Adoptar una dieta de pérdida de peso con resultados muy rápidos conduce a una mayor flacidez, que se vuelve más notoria cuanto más peso se pierde.

Las dietas drásticas o desequilibradas empeoran este problema al acelerar la velocidad a la que se pierden la elastina y el colágeno, que ya vimos que normalmente disminuyen con la edad.

 

Para evitar este problema, primero deberás mejorar tu dieta haciendo algunos cambios importantes, como incluir más proteínas, vitamina C y agua.

Algunos alimentos ricos en proteínas son las carnes, soja, lácteos, pescado, huevos, lentejas o nueces.

Para el aporte de vitamina C, podemos tomar cítricos, frutas tropicales, pimientos, coles de Bruselas, brócoli o perejil aderezando nuestras comidas.

 

Por último, no podemos olvidar mencionar la importancia de hidratar adecuadamente la piel porque una epidermis deshidratada pierde su tono a medida que se vuelve más delgada y menos resistente. Un buen complemento para obtener mejores resultados es utilizar algún tipo de crema hidratante que incluya compuestos reafirmantes.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.