El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿La cirugía estética está cubierta por algún seguro médico?

La cirugía estética está cubierta por algún seguro médico Vida Saludable

Tu seguro médico puede incluir la cirugía estética dependiendo de los términos y condiciones de la póliza que tengas contratada, si la cirugía se considera reconstructiva y no meramente estética.

Hay una gran cantidad de lesiones, accidentes o imprevistos que pueden terminar con un daño que sea visible o que, sin serlo, te haga sentir mal contigo mismo, por lo que cada año, muchos son las personas que se someten a intervenciones para reparar estos daños. La cirugía plástica y estética tiene unos costes elevados que todos conocemos, por lo que puede preocuparte saber cómo podrías afrontarlos, en caso de necesitarlos alguna vez. 

¿Cuándo incluye el seguro médico la cobertura de cirugía plástica?

Depende de la compañía con que tengas tu seguro de salud, del tipo de seguro que tengas contratado y de cómo se evalúe el tratamiento que necesitas. Para saber si estarás cubierto, es importante conocer si tu intervención se considera meramente estética, es reconstructiva o incluso se define como fundamental para continuar con una función normal de tu cuerpo o para conservar tu calidad de vida. 

Aunque las pólizas pueden variar con respecto a lo que se considera un “daño” cubierto, hay pautas a las que se acogen la mayoría de las compañías de seguros cuando se trata de determinar qué se considera reconstructivo o necesario y qué se considera estético.

Para aclarar un poco ambos conceptos, podríamos decir que la cirugía reconstructiva se refiere a la realizada en estructuras anormales sobrevenidas por discapacidades congénitas, anomalías en el desarrollo, traumatismos o politraumatismos, tumores o ciertas enfermedades. Puede incluir también algunas intervenciones para mejorar ciertas funciones.

La cirugía plástica (la que todos consideramos estética) incluye operaciones quirúrgicas y no quirúrgicas que mejoran y remodelan el cuerpo para mejorar la apariencia y la confianza en uno mismo.

Por lo tanto, dependerá de tu compañía que tu caso se considere médicamente necesario o una cirugía estética que, si no se realiza, no afectaría al normal funcionamiento de tu organismo. También es cierto que, con los avances en medicina, la investigación, la evolución del paciente a lo largo del tiempo o la inclusión de nuevas coberturas en las pólizas de salud de tu compañía, puede suceder que lo que antes no estaba cubierto, dentro de un tiempo sí lo esté.  

Por ejemplo, si una cirugía abdominal se realiza para eliminar o mejorar problemas como hernias, escaras, mejorar tu capacidad para moverte con normalidad; si una cirugía de mamas se solicita para corregir dolores de espalda, deformaciones, corregir asimetrías, pérdida de uno o ambos senos, o ginecomastia masculina. 

Si unas orejas están deformadas de nacimiento, por alguna enfermedad o accidente y eso dificulta la audición; si los párpados caídos impiden la correcta visión, si se sufre una parálisis facial que deforma enormemente la cara y tenemos problemas con la masticación o respiración. 

De igual manera, las operaciones en otras partes de nuestro cuerpo, como la mano o la nariz, también pueden llegar a considerarse cirugía estética y estar cubiertas por nuestro seguro médico, si en el grado que se estime necesario, se dificulta o imposibilita el desarrollo de nuestra vida diaria.  

Eso sí, la cirugía estética que tú eliges hacerte porque sí, porque tú lo vales y quieres verte mucho mejor de lo que ya estás, es más complicado que pueda estar cubierta por tu seguro médico. De este modo, la liposucción, la blefaroplastia, o el aumento de pecho, entre otras, no están generalmente cubiertas por los seguros de salud. Cierto es que, con evaluaciones psicológicas se podría quizá determinar que intervenciones como la abdominoplastia o ciertos tipos de liposucción, normalmente consideradas cien por cien estéticas, puedan incluirse en las coberturas de tu póliza, ya que hay algunos casos excepcionales como la obesidad mórbida. Pero esto debe abordarse como último paso después de tratamientos que engloban terapias psicológicas, programas supervisados para pérdida de peso de modo no quirúrgico y una preparación para la cirugía que requiere un plazo no corto de tiempo.

Si cuentas con una póliza con coberturas amplias, la cirugía estética que pudieras necesitar después de un accidente de tráfico o traumatismos graves puede estar cubierta al considerarse reconstructiva, aunque para el común de los mortales sea considerada “plástica”. Aunque un médico identifique una intervención como necesaria para una correcta calidad de vida, y no la englobe dentro de la cirugía simplemente estética, una compañía de seguros puede requerir que se agoten las soluciones no quirúrgicas antes de que se apruebe esa intervención y sea una última opción.

La mejor forma de asegurarte de si la operación que estás pensando llevar a cabo está cubierta o no por tu seguro médico, es consultar con tu compañía a través de tu agente de seguros. Puede que no lo esté, pero tu aseguradora contemple algún tipo de descuento para los clientes de sus pólizas de salud, para determinadas intervenciones y en determinadas clínicas. Esto puede ayudarte a decidir si te lanzas y te operas, porque quizá afrontar la cirugía por un importe menor del que esperabas, acabe de animarte para ir hacia adelante.

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.