El blog de los seguros de El Corte Inglés

¿Pierde nutrientes la comida en el microondas?

¿Pierde nutrientes la comida en el microondas? Vida saludable

En pleno siglo XXI cuando ya llevamos conviviendo con el microondas décadas, aún existe la creencia de que este aparato no es el mejor para mantener los alimentos en su estado óptimo, y que quizás la comida pierda nutrientes al ser calentada. Pero nada más lejos de la realidad.

El microondas nace hacia el año 1946, con el descubrimiento del doctor Percy Spencer, que estaba investigando posibles formas de mejorar el funcionamiento del radar en la empresa Raytheon. Este ingeniero en su lugar de trabajo estaba rodeado de magnetrones, que son unos aparatos que transforman la energía eléctrica en microondas electromagnéticas que el radar utiliza para medir, entre otras cosas, distancias, altitudes, direcciones y velocidades.

Un día observó que una barrita de chocolate que tenía se estaba derritiendo, y tras hacer una serie de comprobaciones con otros alimentos, se percató de que estaban perfectamente cocinados. De esta forma descubrió que la exposición a microondas electromagnéticas de baja intensidad calentaba los alimentos.

Este invento se convirtió en un indispensable de la cocina y, de hecho, aún hoy en día, es un imprescindible en muchas casas. El microondas calienta alimentos de manera rápida por radiación a través de la fricción de las moléculas de agua.

Cómo funciona el microondas

El microondas funciona por medio de ondas electromagnéticas de alta frecuencia que actúan sobre determinadas moléculas -las polares- del agua, las grasas y los azúcares sin alterarlos. Pero, si estos fueran “modificados” durante el cocinado no es más peligroso que otro método de cocción.

Evidentemente, cualquier método de procesado de los alimentos modifica su valor nutricional, pero esto no tiene por qué suponer una pérdida necesariamente. Además, el tratamiento térmico puede acrecentar la digestibilidad y la biodisponibilidad de nutrientes. Asimismo, destruye microorganismos y compuestos como las lectinas de las legumbres, que en altas dosis son tóxicas.

La mayor ventaja del microondas es que puede calentar comida de manera más rápida que otros electrodomésticos. Y aunque no lo creas, es importante para las vitaminas de la comida, ya que su descomposición es mayor cuanto más tiempo están expuestas al calor.

Cuando calentamos los alimentos, la pérdida de nutrientes dependerá del efecto del tiempo y la temperatura: a mayores valores, mayor será la pérdida de compuestos termolábiles. Por otro lado, si el cocinado se hace con agua, las sustancias hidrosolubles pasarán al agua de cocción y a menos que la ingiramos con el resto del alimento, estas se pierden.

Pero gracias a el microondas se consiguen acortar los tiempos de cocción, lo cual repercute positivamente en la conservación de los nutrientes. Además, se ha puesto muy de moda la técnica del cocinado a vapor en este tipo de electrodomésticos, gracias a los recipientes de silicona que suponen menor pérdida de compuestos hidrosolubles al no sumergir los alimentos en agua

Por otro lado, hay diferentes estudios que destacan sus beneficios. La FDA apunta que “cocinar con microondas no reduce el valor nutricional de los alimentos en mayor medida que la cocción convencional. De hecho, los alimentos cocinados con el microondas pueden mantener mayor cantidad de vitaminas y minerales porque el microondas cocina más rápido y sin añadir agua”.

Además, según afirma la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, “comparando la cocción con microondas con un proceso de calor convencional, la velocidad de calentamiento es cuatro veces mayor, el calentamiento es más uniforme y homogéneo y la eficiencia es mayor.”  

Por tanto, la cocción en el microondas suele preservar mejor los nutrientes de los alimentos que otros tipos de cocinado, debido a que son más cortos los tiempos de cocción y a que el contacto con el agua es mucho menor. Por ejemplo, si cocinamos hortalizas en el microondas se puede reducir la pérdida de vitamina C hasta un 45%, en relación con la cocción en agua. Como hemos comentado, si los tiempos de cocción son largos o se sumerge el alimento en agua, las pérdidas pueden ser mayores. 

Artículos destacados

Tu privacidad es nuestra prioridad

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas) y para optimizar la web. Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar cookies” o configurarlas o rechazar su uso clicando en “Configurar cookies”.

Estrictamente necesarias

Estas cookies son necesarias para facilitar la correcta navegación por nuestro sitio web y aseguran que el contenido se carga eficazmente, permitiendo la correcta utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existen. Se incluyen cookies analíticas anónimas y agregadas para hacer recuento del tráfico del sitio y las páginas visitadas. 

Analíticas y optimización

Estas cookies son propias o de terceros que nos permiten optimizar tu experiencia en el sitio web, evaluando su rendimiento y mejorar añadiendo nuevas funcionalidades. 

Publicidad comportamental

Estas cookies son utilizadas para almacenar información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.