Aunque no lo creas, hay una serie de alimentos que no se deben congelar.

Sabemos que puede extrañar a muchos, ya que hoy en día casi todos los alimentos y guisos pueden conservarse a la perfección en el congelador y de hecho todos practicamos esta rutina que tanto nos facilita la vida.

Sin embargo, algunos alimentos no son adecuados para su congelación. A continuación vamos a decirte cuáles son los alimentos que no se deben congelar y por qué:

  • Frutas y verduras: muchas contienen una gran cantidad de agua que, al congelarse, aumenta el tamaño de las moléculas que componen el alimento, agrietándolo y haciendo que se pierda esa textura acuosa y fresca que tanto nos gusta así como gran parte del sabor.
  • Postres y pasteles: en el caso de los postres como pasteles o tartas, el problema es que se agrietan al ser congelados. Además pierden por completo su textura esponjosa así como su aroma y delicioso sabor. Es mucho más aconsejable comerlos frescos o conservados en el frigorífico hasta no más de cuatro días.
  • Huevos: su cáscara se suele romper al ser congelados, provocando un gran estropicio en nuestro congelador que resulta bastante engorroso de limpiar.
  • Mayonesa: es otro de los alimentos que no se deben congelar, porque cuando sacamos un recipiente con mayonesa del congelador, una vez descongelada, podemos apreciar que se ha convertido en una masa dura e insustancial.
  • Enlatados: cualquier comida o bebida enlatada contiene líquido en su interior que permite su conservación. Si se congela, este líquido aumenta de tamaño haciendo que la lata estalle.

Al congelar un alimento, hazlo siempre cuando el producto esté frío. La mejor manera de organizar el congelador es que empaquetes los alimentos en bolsas transparentes o en recipientes de plástico cerrados y tapados.

Recuerda siempre esta lista que hemos elaborado de alimentos que no se deben congelar. Para el resto de productos que admiten su congelación, te recomendamos que, una vez que los descongeles, los consumas. Congelar dos veces un mismo alimento no es una buena idea, pues en el proceso de descongelación pueden aparecer bacterias que sólo se eliminarán calentando el producto.