Antes comenzar el proceso de búsqueda de una nueva casa, deberás tener claro multitud de factores con el objetivo de tomar la mejor decisión posible. A continuación, como siempre hacemos, te proponemos coger papel y lápiz para ir respondiendo una a una las siguientes situaciones.

Una vez acabada tu lista, tendrás todo mucho más claro y comenzarás a buscar un nuevo hogar basándote en los datos que hayas apuntado.

En primer lugar, debes tener claro tu estilo de vida y el del resto de habitantes de la casa para lograr que todos tengáis las comodidades que necesitáis. No pienses únicamente en el presente, adelántate también unas décadas o piensa en las posibilidades que puede tener la casa en el futuro. Por ejemplo, si tienes 60 años y tus hijos se han ido de casa,  no deberías elegir algo con demasiada escalera…

  • Presupuesto, ¿a qué hipoteca puedes aspirar? Necesitas, al menos, un 30% el valor total de la vivienda para poder acceder a un préstamo hipotecario. ¡Este punto has de tenerlo claro!
  • Localización: ¿qué necesitas cerca? Transporte público, consultorio médico, supermercados…
  • Número de habitaciones y metros cuadrados aproximados.
  • ¿Sobre plano, a medida, nueva o para reformar?
  • Si es de segunda mano has de fijarte en posibles cargas, evaluar la estructura física…
  • ¿Barajamos la posibilidad de casa prefabricada de hormigón o madera?
  • ¿Garaje sí o garaje no?
  • ¿Espacio exterior como balcón o terraza o podrías vivir sin ello?
  • ¿Piscina y zonas comunes?
  • ¿Qué cuota se paga en la comunidad de propietarios?
  • Necesitas un espacio para la colada. ¡Prioridad absoluta!
  • ¿Se revalorizará con el tiempo?
  • ¿Jardín o no quieres gastar mucho en mantenimiento?
  • Contratar un seguro de hogar, ¡prioridad!

Si es tu primera vivienda, deberías contar con el asesoramiento de personas con experiencia o de profesionales que puedan ayudarte. Además, tendrás que cargarte de paciencia, ¡todo llega!

¡Mucha suerte para encontrar y mucha felicidad cuando ya vivas en ella