Seguro que eres un fan de los batidos o smoothies. La receta que ten presentamos hoy es una excelente forma de tomar y disfrutar la fruta mientras te refrescas. Además, si tus hijos son reticentes a tomarla, es una buena forma de introducirles las frutas de vez en cuando.

La receta de este batido la puedes preparar tú mismo en casa en solo 5 minutos, y montar un delicioso postre de nata, fresas y frambuesas con el que triunfarás en cualquier ocasión.

Pero, antes de nada, vamos a contarte las propiedades y beneficios de estas frutas.

Propiedades de las fresas

Las fresas tienen ácidos orgánicos como el salicílico, el málico y el oxálico, y flavonoides (antocianinas), que son unos pigmentos vegetales que ejercen una importante función antioxidante.

Esta fruta tiene un papel antioxidante en nuestro organismo y se encargan de bloquear o neutralizan el efecto de los radicales libres, unos agentes responsables, entre otras causas, del envejecimiento, de enfermedades cardiovasculares y de algunos tipos de cáncer.

Su efecto antioxidante se debe a la composición de las fresas y principalmente a su alto contenido en vitamina C, la cual ayuda a la mejor absorción del hierro de los alimentos.

Las fresas también tienen un aporte de ácido fólico, el cual es imprescindible para la división y proliferación celular y clave en la prevención de la espina bífida. Esta sustancia esencial para las mujeres en edad fértil y embarazadas, en las cuales está más que recomendada su ingesta.

Asimismo, son ricas en fibra, lo cual nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal, a equilibrar el colesterol y la glucosa sanguínea incluso a la prevención de algunos tipos de cáncer como el de colon.

Propiedades de la frambuesa

La frambuesa es una de las frutas más saludables para el organismo. Sus propiedades nutricionales van desde el control natural del peso, pasando por el fortalecimiento de los huesos, hasta llegar incluso a la prevención del cáncer.

Ingerir el equivalente a una taza de frambuesas frescas al día aporta al individuo la cantidad diaria suficiente de proteínas, calcio, potasio o vitamina B9. Es muy rica en antioxidantes naturales, fibra soluble, ácido fólico y vitamina C. Los bioflavonoides neutralizan la influencia negativa de los radicales libres en el organismo.

De hecho, varios estudios han comprobado que la frambuesa puede impedir el cáncer de mama, de próstata y el colorrectal. Sus fitonutrientes disminuyen el estrés oxidativo y la inflamación que altera el desarrollo de células cancerígenas.

También ayudan en la prevención de enfermedades de la vista como la pérdida de visión, las cataratas o el glaucoma. Asimismo, son buenas para disminuir el nivel de hipertensión, favorecer la resistencia capilar o evitar problemas de excesivo sangrado.

Al igual que pasa con las fresas contienen ácido fólico muy importante para las mujeres como hemos mencionado anteriormente.

La piel de estas pequeñas frutas ayuda a controlar los efectos de la diabetes, gracias a su fibra la cual mantiene estable el azúcar en la sangre.

La ingesta de frambuesas es ideal para tratar la cistitis y la retención de líquidos, lo cual también favorece a la pérdida de peso.

Gracias a su vitamina C ayuda al cuerpo a mejorar los síntomas de alergias o el cicatrizado de las heridas.

RECETA DE BATIDO DE FRESAS CON NATA

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 ml de helado de nata y fresa
  • 1 bandeja de frambuesas congeladas
  • 1 vaso de leche desnatada
  • 1 cucharada de azúcar
  • Unas hojitas de menta para decorar

Elaboración:

Primero saca las frambuesas del congelador (las puedes comprar frescas y congelarlas o bien directamente congeladas) e introducelas en el vaso de la batidora eléctrica. Reserva unas pocas para decorar.

Añade el helado, la leche desnatada y el azúcar. Tritura todos los ingredientes hasta obtener una crema. Una vez esté lista la mezcla, coloca en los vasos algunas de las frambuesas que has reservado y rellénalos con el batido.

Decora con unas hojas de menta y listo.