Debido a los grandes índices de consumo de la sociedad actual, cada vez producimos más residuos que van directamente a algún lugar del planeta y son perjudiciales para el ecosistema.

Intentar paliar este problema, comienza con una educación a favor de un estilo de vida sostenible para favorecer nuestra existencia y la de las próximas generaciones. El primer cambio que se debería llevar a cabo en todos los hogares de los países desarrollados, es el de eliminar la cultura de usar y tirar para favorecer el aprovechamiento de residuos dándoles otro uso, una segunda vida o haciéndolos desaparecer sin dañar el medio ambiente.

En este sentido, no podemos pasar por alto una de las máximas de la ecología, la “Regla de las tres erres” basada en Reducir, Reciclar y Reutilizar.

  1. Reducir: nos referimos a productos de uso cotidiano. Un buen método es el de comprar envases grandes antes que pequeños.Por ejemplo, en vez de comprar dos botellas pequeñas de suavizante para la ropa, compra una más grande. En definitiva, se trata de intentar meter en casa el mínimo número de envases posible. También podemos favorecer el medio ambiente reduciendo el consumo de energía y agua en nuestras casas. Por poco que sea, todo suma. A parte, siguiendo estos consejos conseguiremos ahorrar a final de mes.
  2. Recicla: todo parte de la base de realizar una correcta separación de materiales en casa. Una vez todos los habitantes del hogar adquieran la rutina, el proceso será pan comido y, desde vuestra casa, contribuiréis a un mundo más sostenible. Solo has de ubicar lugares para poder depositar todos los productos a reciclar como, por ejemplo: aceite usado, productos orgánicos, ropa, envases, cartón, muebles o aparatos electrónicos.En Internet existen infinidad de guías donde podrás aprender cómo realizar el cambio a un estilo de vida basado en el reciclaje en el hogar.
  3. Reutiliza: ¿un sofá de terraza con palets? ¿Trapos de cocina con ropa usada? ¿Botes de conserva como decoración o envases para pasta? Reutilizar las bolsas de la compra es casi una obligación de unos años a esta parte y toda la sociedad se ha sumado favorablemente a la iniciativa. Haciendo uso de la imaginación lograrás reducir un notable porcentaje de residuos al año.

No lo olvides, a partir de ahora, ¡reduce, recicla y reutiliza!