Uno de los cuidados del hogar al que todos debemos atender es al estado de nuestras prendas de vestir.

La ropa es una parte importante del contenido de una casa. La almacenamos en cajas en los cambios de temporada, la ordenamos en los armarios, y también aplicamos en ella una serie de cuidados para que nuestras prendas se mantengan como el primer día el mayor tiempo posible.

Un cuidado especial requiere nuestras prendas de lana. Se trata de un material textil delicado que no podemos manipular de cualquier manera.Las prendas de lana corren el riesgo de desgastarse, deformarse, encoger o desteñir si no se lavan aplicando los cuidados necesarios.

Si acabas de comprar ropa de lana y quieres lavar la prenda antes de usarla, o quieres eliminar alguna mancha, pero te da miedo que el tejido se eche a perder, toma nota de los siguientes consejos que te vamos a ofrecer a continuación para que sepas cómo lavar ropa de lana sin estropearla:

  • Si la prenda presenta cremalleras o botones, abrocha todo antes de lavarla. SI tiene bolsillos también debes acordarte de sacar todo lo que haya en ellos. De esa forma lograrás que ante el movimiento en el agua, se deforma lo menos posible, manteniendo su patrón sin forzarlo.
  • Si decides lavar tu prenda de lana a mano, sumérgela en agua tibia con un chorrito de jabón específico para prendas delicadas.
  • Evita el uso de un jabón convencional que podría estropear el tejido y desgastarlo. Utiliza un jabón específico para prendas delicadas.
  • Evita frotar la prenda con fuerza. Lo más recomendable es que elimines la mancha con un pequeño cepillo con el que debes cepillar sobre la mancha con mucha suavidad y delicadeza.
  • En caso de que decidas lavar tu prenda de lana en la lavadora, asegúrate de que seleccionas un programa especial para prendas delicadas en caso de que cuente con él. Si no hay un programa específico para ello, selecciona un programa corto y de agua fría.
  • No laves prendas de lana con agua caliente, porque se pueden encoger, deformar o desteñir.
  • No utilices suavizante cuando laves prendas de lana.
  • Una vez lavada, no tiendas prendas de lana  ni utilices pinzas para sujetarlas. El peso las deformaría. Lo mejor es que escurras el agua de forma delicada y extiendas la prenda sobre una superficie plana.

Si acabas de sacar tus prendas de invierno porque ha llegado el frío  y deseas eliminar el olor a ropa guardada; si tu jersey de lana favorito se ha manchado; si hay una prenda de lana que ya tiene varias puestas y ya es hora de lavar, etc. no dudes en aplicar estos consejos.