La venta de una casa o un piso no es una tarea fácil. A la difícil situación que estamos viviendo de crisis que hace más costosa su venta, se le suma el contenido sentimental que puede tener una pareja, familia o persona que haya vivido en ese lugar.

Y es que, aunque te vayas a vivir a otro sitio y hayas tomado esa decisión, un pedazo de ti siempre permanecerá en esa casa en forma de recuerdo. Por lo tanto siempre vas a querer que el que fue tu hogar se quede en buenas manos. 

Lo primero y más importante es decidir si vas a vender de forma particular o si te vas a decantar por contratar unos servicios inmobiliarios.

Si vas a ser tú quien se encargue de la venta tendrás que hacer una investigación de campo para asignar el precio de venta. Debes saber que la ubicación de la vivienda en un determinado barrio determina el precio del metro cuadrado, pero que este precio es matizado por las mejoras y reformas recientes que revaloricen la vivienda.

 

Y es que a pesar de ser un factor muy importante, son muchos los vendedores que dudan a la hora de hacer mejoras antes de poner el piso en venta. Lógicamente la mayoría que prefiere no hacer reformas es para evitarse el gasto sin pararse a pensar que ese dinero es una pequeña inversión para que la casa se venda por mejor precio y, si hay suerte, más rápido.

 

Por lo tanto, por muy bien que esté el inmueble, debes revisar la vivienda con ojo crítico y hacer una lista de desperfectos a reparar. Aunque no emprendas una gran reforma, siempre te convendrá reparar grietas y manchas de humedad.

 

Si tienes un inmueble en propiedad y quieres venderlo, hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta para que la operación inmobiliaria sea todo un éxito. Y es que no solamente basta con hacer una limpieza a fondo y dar un lavado de cara a la vivienda para que parezca la casa de ensueños, sino que hay otros factores que afectan para que una casa se venda rápidamente y se pasan por alto.

 

¿Estás decidido a vender tu casa? Sigue estos tips.

 

1- Tienes que tener en cuenta los gastos que conlleva una venta.

La plusvalía, el IRPF, gastos notariales o gastos de hipoteca, son algunas de las cantidades que deberás valorar. Para ello, lo más recomendable es que acudas a un especialista inmobiliario para que te ofrezcan el asesoramiento adecuado y sepas, a ciencia cierta, el total que deberás desembolsar.

 

2- El precio justo del inmueble

También hay que valorar el precio que quieres poner a la vivienda, ya que no puede ser una cantidad al azar. En este sentido, para fijar el precio de la casa que quieres vender debes tener en cuenta la ubicación, el estado del inmueble, la tipología y el número de estancias, así como la tendencia que marca el sector inmobiliario en el momento de la venta.

 

3- Ten una organización y cuidado con las visitas

Durante las visitas de los posibles compradores, es interesante que te quedes en un segundo plano y cedas el protagonismo a los futuros propietarios. También deberás mostrarte atento en todo momento y resolver cualquier duda o pregunta que tengan sobre la vivienda.

 

4- La documentación del inmueble

Ten preparada toda la documentación correspondiente de la vivienda para enseñarla a los futuros dueños en caso de que te la requirieran. Asimismo, debes estar al corriente de los pagos de los impuestos y la comunidad para evitar ningún tipo de desconfianza.

Los documentos que siempre tendrás que tener preparados son:

- Documento Nacional de Identidad (DNI) en vigor del propietario (o los propietarios) del inmueble.

- La nota simple del registro de la propiedad. Este documento es importante porque: dice quienes poseen la titularidad de la propiedad; y prueba las cargas que pesan sobre el inmueble, por ejemplo hipoteca o embargo.

- Fotocopia del documento de compraventa anterior del inmueble.

- Tasación de la vivienda. Para esto puedes aprovechar distintas referencias existentes en portales web.

- El último recibo del IBI.

- Un certificado de solvencia con la comunidad de propietarios, que demuestra que no posees deudas con la comunidad, que incluye el servicio de agua.

- Cédula de habitabilidad y certificado energéticos.

- Los planos de la vivienda.

- Los estatutos de la comunidad de propietarios.

 

5- Tienes que estar abierto a las posibles negociaciones

Es muy probable que los futuros compradores que visiten la casa que quieres vender van a intentar negociar el precio. Por ello, es importante que sepas entender sus peticiones y dejes la puerta entreabierta a posibles negociaciones. No es muy oportuno que te niegues a reconsiderar la oferta porque el futuro comprador dejará de mostrar interés en tu casa. Ten en cuenta que actualmente hay mucha competencia.

 

6- “Home staging”

El “home staging” es una práctica que permite optimizar la imagen de la casa en venta. De la misma manera en que la un escaparate de una tienda es determinante en la comercialización de objetos, igual sucede con los inmuebles. Debes entender que tu casa ya no es tu hogar, es solamente un espacio comercial si lo que necesitas es vender tu casa urgente.