Pese a que muchos usuarios no lo vean como una amenaza, los expertos de Kaspersky Lab advierten que, pese a estar entre las cuatro paredes de nuestro hogar, un router inalámbrico doméstico puede ser atacado y depararnos sorpresas desagradables.

Para evitar que nuestra red Wi-Fi doméstica sea pirateada y todos nuestros dispositivos se pongan en peligro, Kaspersky Lab ofrece una serie de consejos para aumentar su nivel de seguridad.

  • Cambiar la contraseña del administrador. Un grave error que cometemos muchas veces es utilizar las contraseñas, que vienen definidas por defecto. Si esto se une a alguna vulnerabilidad no crítica o una conexión inalámbrica abierta, los ciberdelincuentes podrían hacerse con el router. Para evitarlo, es recomendable cambiar la contraseña preestablecida por una más compleja.
  • Deshabilitar la emisión del SSID. La ID de tu red Wi-Fi (SSID) se transmite a todo el mundo, como regla habitual. Para evitar que cualquiera pueda conocer tu ID, desmarca esta opción. Tu red no será hackeada tan fácilmente pero deberás introducir la SSID cada vez que un dispositivo se conecte.
  • Usar un cifrado de confianza. Dejar tu red abierta a que los vecinos se conecten puede ser un acto de generosidad pero también puede acarrearte graves problemas ya que uno de ellos puede utilizar tu conexión para robar tus datos personales o para cometer algún delito cibernético contra otros y la policía te buscará a ti.
  • Si no es necesario, desactívalo. Esta es una regla universal. Hoy en día, los routers, además de permitirte acceder a Internet, también tienen diferentes protocolos para interconectar y alinear dispositivos conectados. Así, el riesgo de que el software sufra ataques por posibles vulnerabilidades por alguno de ellos, disminuirá. Y si después necesitas alguno, sólo tienes que volver a activarlo.
  • Usa el sentido común. Ser sensato, a la hora de actualizar y usar tu red Wi-Fi doméstica, disminuye las posibilidades de que ésta sea hackeada pero no lo garantiza al 100%. Por ello, como con el resto de tu equipo informático es conveniente que seas prudente y uses una buena solución de seguridad que permita comprobar el nivel de seguridad de tu red inalámbrica y te asesore sobre cómo configurar los ajustes correctos.

Mantén a salvo tu red Wi-Fi doméstica y ahórrate sustos inesperados.