Seguro que agradeces unos cuantos consejos para organizar la vuelta al cole, ahora que el verano ha llegado a su fin y hay que comenzar con la nueva rutina de horarios y preparativos para los niños.

Saber organizar la vuelta al cole de los más pequeños, te ahorrará estrés y te permitirá que este cambio, el cual afecta a todos los de la casa, sea más llevadero para la familia entera.

A continuación, toma nota de los siguientes consejos para organizar la vuelta al cole:

  • Antes de nada, debes pensar en los gastos que conlleva la vuelta al cole (libros, material escolar, ropa, etc.). Durante las vacaciones tendemos a gastar más de lo previsto. Sé precavido y guarda un fondo para la vuelta al cole.
  • Adquiere con tiempo todo lo que tus hijos van a necesitar. No dejes este cometido para la última hora.
  • Durante el verano, asegúrate de que tus hijos van realizando las tareas escolares destinadas para esta época y que no las posponen para el final. De esta forma les obligas a tener una rutina de estudio en casa que, de lo contrario, les costará más trabajo retomar en su vuelta escolar.
  • No dejes el cambio de horarios para el día antes de su vuelta al colegio. En verano, los niños cenan y se acuestan más tarde. Comienza a cambiar esta rutina dos semanas antes de que comiencen el colegio. Así les costará menos adaptarse.
  • El día antes de su vuelta al cole, deja organizado lo que va a necesitar cada uno. Destina un lugar de la casa para cada niño (un rincón o una silla) y el día antes coloca en él la ropa, los zapatos, la mochila con el material escolar y su bolsa con comida. Cuando los niños se levanten se dirigirán cada uno a su lugar y tendrán todo listo. Acostúmbrales a que poco a poco sean ellos mismos, en la medida de lo posible,  quienes dejen organizado su rincón personal.

Las prisas durante la mañana, sobre todo con los más pequeños, no son buenas compañeras. Pon el despertador a una hora razonable que te permita desayunar en casa con tranquilidad y en familia, preparar todo y llegar con tiempo de sobra  a la escuela, en el caso de los niños, y en tu caso al trabajo.