Mucha gente desconoce los beneficios de la tarifa eléctrica con discriminación horaria, que permite pagar menos en concepto de peajes por el consumo realizado en determinadas horas a cambio de pagar algo más el resto del día. A la larga, el precio del kWh es más barato y terminas ahorrando. De este modo estarás seguro en un hogar eficiente y sin gastos innecesarios.

El objetivo es reducir el consumo en los horarios de mayor demanda de energía. Pero muchos usuarios temen contratarla porque no es posible elegir siempre a qué hora se consume electricidad, ni se sabe cuánto consume cada aparato. El resultado es que sólo un 5% de los clientes tienen esta tarifa.

Desde la OCU señalan algunas razones por las que merece la pena contratar este tipo de factura:

  •  No es una tarifa nocturna. Tiene 14 horas al día baratas, desde las 23.00 hasta las 13.00 del día siguiente; y sólo 10 horas caras. No es necesario poner la lavadora ni cocinar por la noche para ahorrar.
  • Sólo es necesario un 30% de consumo en horario valle y el frigorífico, que es el gran consumidor de electricidad en las viviendas, se encarga él sólo de acumular un 18% de media. Los hogares que no tienen contratada esta tarifa, consumen un 50% en horario valle.
  •  La mayor parte de los consumidores, cuando valoramos si nos interesa la tarifa con discriminación horaria, sólo pensamos en lo que hacemos de lunes a viernes y olvidamos que el fin de semana también consumimos y nos ajustamos más fácilmente al horario valle.
  • Un hogar medio ahorra al año 70 euros por tener la tarifa con discriminación horaria (estimación realizada suponiendo que realiza un 50% de su consumo en horario valle).
  • Con el nuevo contador, que te lo pondrán si aún no lo tienes, no hay que hacer cambios en la instalación. El contador ya es capaz de controlar el consumo hora a hora.
  • El cambio sólo cuesta 11 euros, aunque puede haber otros pequeños ajustes que lo encarezcan, aunque lo amortizarás rápidamente. Ojo, si la instalación es antigua, la distribuidora puede requerir adaptaciones que pueden ser de más relevancia.
  • Si ya tienes contador con telegestión, puedes acceder a información más detallada sobre tu consumo. Ya sea visualizándolo y buscando en su pantalla los códigos 1.18.1 (punta) y 1.18.2 (valle), que muestran el consumo en cada periodo, o accediendo a la web de tu distribuidora (no la comercializadora), que te debe permitir descargar el fichero con todos tus consumos horarios. La web de la CNMC te facilita subir el fichero y ofrece información que incluye el cálculo del consumo en horario valle.
  • La tarifa regulada, PVPC también tiene esta modalidad. La diferencia está dentro de las horas baratas (valle). Tendrás unas horas más baratas que otras y dentro de las horas caras ocurrirá lo mismo, ya que con el PVPC en precio día a día y hora a hora va variando.
  • Es reversible. Si tienes mala suerte y eres uno de los pocos hogares que no consiguen ahorrar con esta tarifa, no debes preocuparte mucho. Siéntete seguro en el hogar sabiendo que puedes volver a la situación anterior, aunque algunas distribuidoras exigen una permanencia mínima de un año.
  • Déjate convencer por las propias comercializadoras. Tienen tan claro que los clientes, de media, pagan menos peajes con tarifas con discriminación horaria, que han comenzado a proponer tarifas con discriminación (así es el contrato con la distribuidora), pero aplicando al cliente el mismo precio las 24 horas como con cualquier tarifa normal. Si el consumidor no quiere aprovechar esa oportunidad de ahorro ya están ellas para hacerlo.