El cuidado de nuestro hogar incluye disciplinas de lo más creativas donde podemos poner a prueba nuestro gusto por la decoración y donde podemos dejar nuestra huella personal, aportando una personalidad única a cada estancia.

Dentro de la decoración para la casa, una de las tendencias más llamativas en los últimos tiempos es la del uso de cestos para decorar la casa en primavera y en verano. Estos objetos se reinventan y transforman su cometido más funcional en uno ornamental que puede dar mucho juego.

La decoración con cestos aporta un aire fresco y natural a cualquier espacio. Tanto para crear ambientes tradicionales y rústicos, bohemios con un toque chic, o para combinarlos con líneas más modernas y contemporáneas, los cestos pueden ser comodines que quedan perfectos con todo.

De mimbre, de tela, de cáñamo, naturales, de colores, grandes, pequeños… tienes una gran variedad de cestos para decorar la casa entre los que puedes elegir.

Para decorar la habitación de un bebé, los cestos son perfectos por el ambiente natural y sano que logran con su presencia. Un cesto para guardar las mantitas de la cuna, para acumular peluches o para mostrar un bonito ramillete de flores o espigas, puede resultar ideal en la estancia de un niño pequeño.

Si, por ejemplo, cuentas con chimenea en el salón, un cesto para acumular la leña, dará un toque de lo más rústico a este rincón de la casa.

La decoración con cestos también puede funcionar muy bien en espacio como las terrazas y jardines. Puedes decorar terrazas urbanas, patios y jardines colocando bonitos cestos que pueden servir incluso como macetas donde podemos plantar vistosas flores.

En el dormitorio, la decoración con cestos puede resultar muy útil para almacenar prendas y objetos de una bonita forma. Por ejemplo, los cojines que muchos colocan sobre la cama cuando está hecha, pueden ser acumulados en un bonito cesto de mimbre colocado en un rincón del cuarto. También podemos colocar cestos encima del armario para guardar complementos o prendas de vestir.

En cuanto a la cocina, los cestos de pequeño tamaño pueden servir para poder tener ordenados y guardados utensilios como paletas y cucharas de madera, pinzas, amasadores, etc.

Estos son sólo unos cuantos ejemplos de todo lo que puedes hacer en lo que se refiere a la decoración con cestos. Echa tu imaginación a volar y no dudes en utilizar estos bonitos objetos como parte de la decoración de tu casa.