En este sentido, hemos vuelto a valorar “lo usado” o aquellos materiales que antes no dábamos importancia y simplemente tirábamos o guardábamos. 

Desde hace aproximadamente 10 años que el fenómeno DIY se ha instaurado en nuestras vidas. ¿Qué significa? ¡Hazlo tú mism@! Sin más, aporta valor a lo elaborado con tus propias manos, además ahorrarás dinero y te sentirás muy bien. Hoy vamos a reutilizar los corchos de vino, para eso únicamente necesitas un requisito: realizar muchas reuniones y fiestas en casa para ir almacenando recuerdos. ¡Cada corcho es un recuerdo único!

  • Arte para decorar paredes: una gran idea es la de realizar un mapa del mundo con tapones de corcho. ¿Cómo? Podemos comprar o dibujar un cuadoro e ir pegando corcho a cocho. Una vez terminado quedará muy bien y será bastante original. Además, podrás ir poniendo chinchetas con fotografías sobre los países que hayas visitado. 

  • Floreros naturales. Realiza las formas que quieras utilizando silicona líquida para pegar ya que es muy efectiva y no es peligrosa. 

  • Centro de mesa para reposar sartenes calientes o bandejas de horno. 

  • Cortinas para las puertas de una casa de campo. En verano, evitarás que entre el calor. 

  • Alfombra para salir de la ducha. 

  • Adornos de Navidad.

  • Mini macetas.

  • Mesita de centro. ¡Diseño puro! 

Los corchos del vino son muy socorridos para la decoración creativa de eventos como bodas. Algunos de los usos que podemos dar para que nuestro evento adquiera gran personalidad son:

- Sitting: Corta un corcho por la mitad y colócalo boca abajo, en la zona curvada realiza otro corte no muy profundo. Ahí podrás colocar una tarjeta con el nombre de cada persona. ¡Un sitting de boda original y sencillo! 

- Regalos para invitados: disfraza un corcho de novio y otro de novia siempre otorgando una utilizad. Puedes crear un tapa botellas. Otra idea es la de regalar minimacetas con tallos para que tu recuerdo perdure en las invitadas. 

- Portavelas para la decoración de las mesas.

Por último, mientras recolectas todos los corchos necesarios para realizar el objeto que quieras, puedes ir almacenándolos en un florero grande de cristal. No los escondas ya que así también te servirán de decoración dando un toque de estilo a tu cocina.