En los últimos años, en los hogares españoles se ha apreciado un aumento en el uso de las nuevas tecnologías enfocado a la venta de objetos de segunda mano. Muchas personas se han apuntado a la moda de vender lo que no se usa. Estar tranquilo en casa, vendiendo objetos a través del móvil, el ordenador o la tablet, resulta, sin duda, una comodidad para los usuarios de estos dispositivos.

Las nuevas tecnologías ofrecen cómodos sistemas de compraventa que facilitan la tarea de deshacernos de aquello que ya no utilizamos o que ya no necesitamos. Vender lo que no usamos es una forma de facilitar a otras personas objetos o productos que ellas sí pueden necesitar. Se puede lograr, además, un beneficio económico por ello.

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), la moda de vender lo que no se usa, responde a varios motivos:

  • Para algunos, supone una mera forma de ganar dinero. Lejos de pensar en la no acumulación de objetos inútiles para ellos y en cuidar la casa no amontonando trastos inservibles, muchas personas sólo piensan en el aporte económico que les va a proporcionar el hecho de vender lo que no se usa.
  • Los que se apuntan a la moda de comprar productos de segunda mano, aquello que otros no usan, lo hacen convencidos de que la relación calidad-precio se va  ajustar mejor que en un producto nuevo. Cada vez se está desterrando más la idea de que si la compra que se realiza es la de un objeto usado, este será de peor calidad. Las personas que venden objetos usados suelen procurar que los mismos se encuentren en óptimas condiciones y cuidados. Los compradores buscan una rebaja significativa del precio respecto al de los productos nuevos.
  • Comodidad: la moda de la venta de objetos usados también atiende a la comodidad que supone tanto para el vendedor como para el comprador. A través de aplicaciones tecnológicas destinadas a la compraventa de productos usados, podemos evitar tiempos de desplazamiento, dando con el comprador o el vendedor idóneo cercano a nuestro domicilio. Estar cómodo en casa, buscando el producto que necesitamos comprar, o vendiéndolo sin necesidad de movernos del sofá, es una ventaja, sin duda. La falta de tiempo para buscar esa tienda que necesitamos, influye en la moda de vender objetos usados.

Y tú, ¿te has apuntado ya a la moda de vender lo que no usas?