Existen muchas recetas saludables que puedes preparar para ir a la playa, montaña o para disfrutar de una dieta sana y equilibrada en los meses de más calor. Pero debes tener cuidado con el estado de los ingredientes que utilizas o que consumes. Existen 5 alimentos que son los que más intoxicaciones producen en verano y con los que debes tener precaución.

El calor es un estado atmosférico propicio para que las bacterias sobrevivan en el ambiente y se reproduzcan.

Para proteger tu salud y evitar los molestos síntomas que puede producir un alimento en mal estado como son diarreas, vómitos, mareos, dolor estomacal, etc. analiza con atención no sólo lo que consumes fuera de casa, sino también los ingredientes que utilizas dentro de tu propia cocina.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una lista de los 5 alimentos que más intoxicaciones producen en verano. Toma nota:

  1. Pescado: el temido anisakis al comer pescado crudo, sólo se puede evitar congelando el producto con anterioridad. Hay que lavarlo siempre bien y conservarlo en la nevera hasta que se cocine.
  2. Huevo: es importante que sepas identificar si un huevo está malo antes de consumirlo. Además, debes someterlo a unas condiciones de conservación específicas para que no se altere su estado. La salmonelosis es una de las bacterias más temidas en las intoxicaciones alimentarias y más presentes en los huevos en mal estado. Procura conservar los huevos frescos dentro de la nevera, no someterlos a cambios de temperatura y comprobar que la cáscara no está rota. Tortillas, salsas y otros tipos de platos elaborados con huevo deben conservarse dentro de la nevera y no más de un día.
  3. Pollo: es otro de los 5 alimentos que más intoxicaciones producen en verano. El pollo contiene mucha agua por lo que posee propiedades físicas propicias para que las bacterias se mantengan. Lo más recomendable es que el pollo sea siempre cocinado y que nunca se consuma su carne cruda. También hay que evitar el contacto de otros alimentos con superficies sin limpiar sobre las que se haya colocado pollo crudo.
  4. Vegetales: el mayor problema de los vegetales es no lavarlos de forma correcta. Para proteger la salud de posibles intoxicaciones hay que eliminar todos los posibles residuos procedentes de la tierra.
  5. Mariscos: el marisco tiende a acumular muchas bacterias, por lo que lo más recomendable es comprarlo en establecimientos que garanticen la higiene, el control previo a la venta y la correcta manipulación del producto.