Seguro que te gusta tener unas uñas perfectas y cuidadas, pero no siempre lo conseguimos porque hay muchos factores que pueden influir en el estado de nuestras uñas. Además, en los últimos tiempos se han puesto de moda las uñas artificiales, largas y decoradas.

Si quieres lograr una manicura perfecta que dure muchos días y se mantenga en buen estado, apuesta por unas uñas de gel, porcelana o acrílicas. Sin embargo, existen diferencias entre los diferentes tipos de tratamientos y necesitas saber cual es la que más te puede convenir.

Por eso, si quieres saber como lucir unas manos bonitas y espectaculares descubre cual es la mejor para ti.

Uñas permanentes: ventajas e inconvenientes

Hacerte las uñas con manicura permanente tiene una serie de ventajas que son bastante evidentes, pero también conlleva desventajas.

La principal ventaja es que si quieres lucir unas bonitas uñas podrás lucirlas perfectas, sin estrías, marcas y de la longitud que más te guste. Vamos totalmente a la moda. Además, dependiendo de lo que te crezcan las uñas y de la calidad de los esmaltes, puede llegar a durar hasta tres semanas.

Si eres de las que se muerde las uñas es una manera de dejar de hacerlo y dejarlas crecer, ya que evitarás más la tentación de estropearlas y estarán más duras. El precio es bastante asequible si sabes buscar un sitio que cumpla las tres B: bueno, bonito y barato.

Por la contra, tiene una serie de desventajas para tus uñas, ya que, si llevas mucho tiempo utilizando uñas postizas, el grosor natural de las uñas disminuye y estas podrían volverse frágiles. De hecho, hay que tener precaución en como se retira el esmalte permanente, ya que, si hace mal, pueden dañar las capas más superficiales de la uña y dejar desprotegido el dedo.

Otra desventaja es que la manicura permanente altera la cutícula ya que normalmente suele ser retirada para dejar un acabado perfecto y si el proceso no se realiza correctamente, puede haber un riesgo de infección por hongos.

Además, suele ser necesario retocarlas cada dos o tres semanas, para que permanezcan en buen estado y estén en perfectas condiciones.

Tipos de uñas permanentes

UÑAS ACRÍLICAS

Este tipo de manicura muy duraderas se realiza con acrílico, que es una combinación de un líquido especial a base de plástico y un polímero en polvo. Cuando la uña se seca, queda una capa bastante consistente y, si se hace bien, puede durar hasta 6 meses, eso si necesita mantenimiento. Tendrás que revisar la manicura cada tres semanas para rellenar las uñas, por el crecimiento de las mismas, pulirlas, e incluso cambiar el tono de la pintura y la decoración.

Son una opción perfecta tienes uñas débiles ya que las acrílicas son fuertes y resistentes, y de hecho son la técnica menos dañina para las uñas, ya que están sujetadas a la uña falsa y no a la natural. Se puede arreglar o cambiar sin tener que quitarlas. Además, son fáciles de retirar cuando haya que cambiarlas.

Son un poco más caras que las uñas de gel, pero más duraderas, aunque no debes llevarlas muy largas por que pueden romperse.

UÑAS DE PORCELANA

La manicura de porcelana se realiza a partir una mezcla de un monómero (líquido) y de un polímero (sólido) que se coloca encima de las uñas. La manicurista las va moldeando dándole la forma adecuada, aunque también existen uñas de porcelana prefabricadas que sin mucho más fáciles de poner. Necesitarás retocarlas cada dos semanas por el crecimiento natural de la uña.

Este tipo de uñas tiene un efecto más natural que las acrílicas, aunque las extensiones pueden romperse con facilidad debido a la poca flexibilidad de este material. Parecen más artificiales que las uñas de gel. Las uñas de porcelana son la opción más cara.

UÑAS DE GEL

Este tipo de manicura es la más novedosa del sector de las uñas. Su textura es una mezcla de líquido y sólido. Primero, se aplica una capa de resina que después necesitar ser sometida a un proceso de secado, para lo que se utilizan lámparas ultravioletas. Cuando ya han secado las uñas se liman para darles la forma deseada.

Las uñas de gel pueden durar de media entre dos y tres semanas. Pueden durar bastante tiempo, porque al igual que pasa con la manicura acrílica puedes rellenarlas para su mantenimiento.

Lo bueno de la manicura de gel es que tienen una apariencia mucho más natural que otros tipos de uñas postizas. Además, son el tipo de uñas más flexibles del mercado lo que las convierte en las más duraderas. Lo malo es que son más difíciles de quitar y resultan más agresivas para la salud las uñas naturales, y tampoco podemos arreglarlas en casa si surge una rotura.

De los tres tipos de manicura son las más baratas y te las hacen prácticamente en cualquier lado.