Nos hemos dado cuenta de que, al pensar en el Día de los Santos Inocentes es inevitable que nos venga a la mente la melodía de aquel famoso programa de televisión (que todos hemos visto alguna vez) donde se gastaban bromas a personajes famosos y el público realizaba donaciones para caridad. Ese es el verdadero espíritu de la Navidad pero, ¿por qué hay un día en el que nos gastamos bromas?

El origen del Día de los Santos Inocentes se debe a un episodio bíblico en el que el Rey Herodes mandó ejecutar a todos los niños menores de 2 años nacidos en Belén, con la intención de acabar con Jesús. Herodes, se sintió engañado porque ningún sabio de oriente le había proporcionado el lugar exacto del nacimiento de Jesús, por ello, decidió cortar por lo sano.

¿Por qué se celebra antes de Navidad? La fecha no es 100% cierta ya que, hay teorías que afirman que el episodio tuvo lugar tras la visita de los Reyes Magos pero, a decir verdad, esa fecha tampoco se conoce con total exactitud.

En la actualidad, tanto en España como en algunos países sudamericanos como México, Venezuela o El Salvador, cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes de una forma un tanto peculiar y, aunque con particularidades, todos poseen el mismo origen.

Concretamente en España, realizamos bromas para conmemorar aquel episodio en el que los niños se convirtieron en Santos Inocentes pasado el nacimiento del Niño Jesús. Inocentes porque todavía eran demasiado pequeños para saber lo que estaba ocurriendo…

Y tú, ¿ya tienes tu presa para este año? ¡Mucho cuidado con las bromas pesadas ya que pueden darnos algún que otro susto!