Fiesta que, como la mayoría de fechas señaladas, nosotros también hemos adoptado. En este post podéis ver las diferencias entre Halloween y Todos los Santos, ¡es muy interesante!

Aunque aquí lo hemos asociado a dulces caseros y castañas asadas hasta hace muy pocas décadas, a día de hoy, Halloween se asocia a la calabaza. ¡La verdura del otoño! Llegan los colores ocres, amarillos, naranjas y marrones como antesala del invierno, llega la recolección de la calabaza… Para muchos, esa fiesta de la cosecha de calabaza, fue lo que dio lugar a lo que hoy conocemos como la fiesta de Halloween. Tiene lógica, el caso es celebrar, sea el país que sea, a fin de cuentas, a todos nos gusta lo mismo…

Para otros muchos, esta tradición proviene de la leyenda relacionada con el malvado Jack O`Lantern. Él es el origen de que iluminemos las calabazas por dentro.

En España, con su arraigada tradición católica, esta fecha adquiere otro carácter más sobrio. Aun así, ya comenzamos a adornar nuestras casas y, dentro de muy pocos años, la decoraremos como en Navidad. ¡Y las calabazas no podrán faltar!

En EEUU (aunque sus tradiciones provienen de Reino Unido y países nórdicos mayoritariamente) todo se convierte en una experiencia. Igual que en diciembre las familias van a buscar el árbol de Navidad, en Halloween van a los interminables campos de calabazas a buscar las suyas, ¡y a jugar en sus laberintos! Unas para comer en formato pastel asado, otras para decorar con las caras más terroríficas y otras para adornar los hogares, ¡todo vale!