Que la memoria real de tu móvil sea la que realmente te dicen que es cuando lo adquieres, es uno de los problemas con los que se encuentran muchos clientes de telefonía. Que la batería de tu smartphone tenga la autonomía que te aseguran que tiene, es otro, y en él nos vamos a centrar.

Que el teléfono móvil se quede sin batería cuando más lo necesitamos es algo que todos hemos experimentado alguna vez.

Los avances en la fabricación de los smarphones han sido trepidantes en los últimos años. Prácticamente podemos hacer de todo con ellos: comprar, grabar, hacer fotos, pagar, crear nuestra agenda, incluso monitorizar la salud con dispositivos móviles, etc. Pero los fabricantes aún tienen una cuenta pendiente con los clientes al no haber logrado solucionar el problema de la poca autonomía de las baterías de los smartphones.

Las baterías extraíbles, el método de carga rápida o las baterías que poseen una mayor cantidad de miliamperios, son algunas soluciones que se han aportado. Pero la Universidad Estatal de Michigan cree haber dado con un método de recarga de batería infalible, que de resultar posible, sería la solución definitiva para millones de usuarios en todo el mundo.

Se trataría de poder recargar la batería de nuestro smartphone mientras escribimos. ¿Quién no utiliza hoy en día Whatsapp? ¿Cuántas veces al día utilizas el teclado para chatear con alguien? ¿Imaginas que toda la energía mecánica generada en cada pulsación se pudiese utilizar para recargar la batería? Pues eso es lo que pretenden lograr en la Universidad Estatal de Michigan.

De momento ya han logrado que un grupo de luces LED se ilumine sin contar con ningún tipo de carga, tan sólo a medida que se escribe en un teclado o mediante una pantalla táctil.

A través de este sistema, la durabilidad de la batería de un smartphone que depende de la escritura a través del teléfono, podría llegar a ser de hasta siete días.

Estar seguros en casa o en cualquier otro lugar sabiendo que podemos recargar la batería de nuestro móvil si escribimos, es de momento un proyecto de futuro. Para que esto se haya podido conseguir en el estudio realizado hasta ahora, ha sido preciso la previa instalación de un dispositivo plegable que, de momento, no está presente en los teléfonos móviles existentes en el mercado.

A pesar de este último dato, lo que sí es cierto es que gracias a este estudio se abre una importante puerta a los fabricantes de smartphones para resolver uno de sus principales problemas de cara a sus clientes: la poca durabilidad de las baterías.