A la hora de congelar alimentos es importante hacerlo correctamente y en los recipientes adecuados para que estos no se deterioren y proteger nuestra salud. Hay diversos tipos de recipientes para congelar alimentos que puedes utilizar a la hora de conservarlos tanto frescos como cocinados. 

Una buena conservación de los alimentos evita que éstos se sequen, manteniendo todo lo posible su textura y sabor. También es importante que conozcas qué alimentos no son adecuados para su congelación.

Por lo tanto, es importante que los materiales o recipientes para congelar alimentos que utilices se encuentren en perfecto estado, para que no haya fisuras que no los aíslen de manera adecuada. 

Los tipos de materiales o recipientes para congelar alimentos son:

  • Recipientes de plástico: Son los más aconsejables por el hermetismo y la flexibilidad que presentan ante el frío extremo.  Siempre hay que utilizarlos con tapa y tras sacarlos del congelador puedes dejarlos dentro del frigorífico para que poco a poco se descongele su contenido. Una vez descongelado el alimento, la mayoría de estos recipientes resisten el calor del microondas, por lo que, en caso de comida cocinada, la puedes calentar directamente dentro de ellos. Nunca los metas en el horno.
  • Recipientes de aluminio: son rígidos y reutilizables, al igual que los de plástico. Conservan muy bien los alimentos. Este tipo de recipientes para congelar alimentos resisten el calor del horno para calentar la comida de su interior una vez descongelada. Nunca los metas en el microondas.
  • Recipientes de vidrio: conservan bien los alimentos, aunque tienen un inconveniente. Al no ser flexibles pueden estallar ante temperaturas muy bajas, ya que el frío aumenta el tamaño de los alimentos que contiene el recipiente al congelarlos, por lo que éstos ejercen presión sobre el vidrio.
  • Papel de plástico: puede servir para envolver piezas aisladas como por ejemplo un filete, pero su cierre no es hermético, por lo que es fácil que se ahueque y el alimento pierda su frescura. Si decides usarlo te aconsejamos que utilices un doble envoltorio.
  • Papel de aluminio: su función es la misma que la del papel de plástico, pero el papel de aluminio aísla y conserva mejor el alimento.
  • Bolsas de plástico: son más recomendables que el papel de plástico, ya que las bolsas suelen contar con un cierre hermético.

Todos estos materiales o recipientes para congelar alimentos te ahorrarán tiempo a la hora de planificar la comida de la semana o del mes.