España es uno de los países preferidos, por turistas de todo el mundo, para disfrutar de unas vacaciones por su gran riqueza tanto paisajística como cultural.  Por ello, todo aquel que posee un alojamiento bien posicionado, y gracias a Internet, puede alquilarlo por noches o días a turistas o inclusive realizar intercambios. Es decir, tú anuncias tú casa durante X días y personas de todo el mundo podrán solicitar un intercambio prestándote también la suya. 

En España, nos hemos subido al carro de la lista de países que más diversidad de alojamientos ofrece. ¡Tenemos de todo! Pero debemos tenerlo bien, por ello, últimamente se habla de intentar regularizar de alguna forma las leyes en relación a los apartamentos turísticos. 

Si tenemos una casa vacía o espacio de sobra en nuestro hogar habitual, podemos alquilar el espacio a turistas  para estancias cortas. Por ejemplo: una familia de Sevilla decide viajar por Europa durante la Semana Santa y alquila su casa con balcón para ver las procesiones a una familia de Luisiana, EEUU. ¿Qué ventajas tiene alquilar nuestra casa para estancias vacacionales?

  • Existen plataformas donde los inquilinos han de pagar antes o, al menos la mitad. Con ello te aseguras que el ingreso va a entrar y que la reserva es seria. 
  • Para anunciarte puedes inscribir la casa o habitación en distintas plataformas online que servirán de escaparate, es decir, no tienes porqué crear tu propia página web.
  • Contarás con un ingreso extra para, por ejemplo, la hipoteca. 
  • Conocerás a mucha gente y, si les tratas bien, acabarán recomendando tu casa a sus contactos.
  • Ahuyentarás a posibles ladrones ya que la casa siempre estará habitada. 
  • La casa estará limpia cuando regreses. Nuestra recomendación es que para evitar posibles disgustos, revises el alojamiento antes de que los huéspedes se vayan o contrates a una persona que la deje a punto cuando vuelvas a entrar en ella. Es un dinero mínimo que merece la pena invertir. 

Por último, debes tener la casa totalmente asegurada ante cualquier posible incidencia y cumplir una serie de requisitos como: 

  • Ley de Arrendamientos Urbanos: si la alquilas de forma ocasional, no necesitas ningún tipo de inscripción pero si es de forma habitual, deberías inscribirla como “vivienda de uso turístico”.
  • Certificado energético y célula de habitabilidad.
  • Contrato de alquiler temporal o realizarlo a través de plataformas que te garanticen un buen uso y protejan tu vivienda. 
  • Declarar los ingresos.

¿Te hemos convencido? ¿Alquilas o intercambias?