La tranquilidad en nuestro hogar es una meta para cualquier tipo de núcleo familiar. La vuelta al cole tras las vacaciones es un momento que se da en las familias que puede trastocar esa deseada tranquilidad.

Tras un largo periodo vacacional, cuesta volver a la rutina y al os horarios más estrictos. Cuesta cambiar el chip y abandonar el tiempo de ocio para volver a enfrentarse a las responsabilidades diarias.

Con los niños hay que tener especial cuidado para evitarles nervios y estrés. Prohibirles jugar a Pokemon Go de golpe y sentarles delante de los libros, duele.

Evita dramas y planifica la vuelta el cole tras las vacaciones.

Toma un periodo de transición. Unos cuatro o cinco días antes de que comiencen las clases, procura que la familia ya se encuentre de nuevo instalada en la misma ciudad donde los niños van a acudir al colegio.

Comienza a ajustar los horarios de la mañana y de la noche. Cada día levanta un poco más temprano a tus hijos. Cada noche haz que se acuesten antes. De esta forma, el primer día de colegio, no sentirán tanto el madrugón.

Ajusta también los horarios de las comidas y comienza a controlar la dieta de los niños. En vacaciones es común que desayunen, coman y cenen más tarde. También suelen saltarse la dieta y abusar de caprichos como helados, batidos, refrescos, dulces.

Pero para afrontar la vuelta al cole con fuerza y lograr que los niños sean capaces de asimilar todos los nuevos conceptos que van a aprender, su cerebro debe mantenerse activo y alerta, algo que sólo conseguiremos con una buena dieta sana y equilibrada.

Para proteger tu casa del caos, prepara todo el material escolar que los niños van a necesitar con antelación. Deja también preparada las prendas que van a vestir y comprueba que están limpias e impecables, para que no tengas que quitar manchas de la ropa de última hora, con prisas y nervios. Se trata de prevenir todas esas situaciones imprevistas en el último momento.

Repasa con tus hijos sus horarios, las aulas a las que deben acudir, etc. En definitiva, comunícate con ellos y elimina toda inseguridad que puedan estar sintiendo ante la inminente vuelta al cole. Anímales y hazles ver todo lo positivo que tendrá el regreso a las clases.

Un último consejo es que os despertéis por la mañana con el tiempo suficiente para poder desayunar en familia con tranquilidad, sin prisa y pudiendo comentar lo que el día les va a deparar.