Tal y como clamaba nuestro querido Frank Sinatra, ¡La Voz de América! Nueva York, era, es y, de momento será, la capital del mundo. No podemos negar el gran papel que ha tenido el cine para que todos hayamos deseado ir alguna vez o ya lo hayamos hecho. 

Si Nueva York es la capital del mundo, ¡Central Park es su corazón! Os contamos algunas curiosidades que os asombrarán todavía más que estar allí, en su entrada junto al Hotel Plaza y la Quinta Avenida… Cierra los ojos, podrás escuchar el sonido de los coches, los carruajes y los pajaritos… 

  • Por impresionante que parezca, sus dimensiones son mayores que las del Principado de Mónaco. Wow!!
  • El Hallett Nature Santuary es un parque dentro del propio parque, que sirve como hogar para especies animales de  lo más variopintas. 
  • ¿Sabrías enumerar todas las películas en las que ha aparecido? ¡Imposible! King Kong, Desayuno con Diamantes, Manhattan, Sexo en Nueva York, Soy Leyenda… 
  • El Zoo, en el que se inspiraron los creadores de la película de animación Madagascar, es real, ¡existe! Y fue el primero que hubo en la ciudad. 
  • ¿Sabías que las farolas están marcadas para evitar que te pierdas? Hay alrededor de 1.600 en todo el parque y, si te fijas, en la parte de atrás, verás una cifra de cuatro dígitos que marca el número de la calle más cercana y, si la orientación es este u oeste. ¡Wow!
  • Si quieres dejar tu nombre en este parque puedes hacerlo, ¿cómo? ¡Apadrinando un banco! Cuesta alrededor de 7.000€. En cualquier banco que te sientes, verás una chapa con nombres y apellidos en el respaldo. Solo los americanos saben amasar dinero hasta del más mínimo objeto…
  • A parte de una naturaleza maravillosa entre grandes rascacielos, en Central Park puedes encontrar un obelisco egipcio auténtico, un castillo inglés y góndolas venecianas. Todo auténtico, ¡faltaría más!
  • ¿Sabrías decirnos la zona aproximada en la que se encuentra la estatua de Alicia en el País de las Maravillas? En total, hay 51 estatuas. 
  • El recuerdo de John Lennon justo enfrente del edifico Dakota donde residió, está acompañado 24h al día y siempre repleto de flores. 
  • Al noreste del parque, ¡puedes lanzar la caña! Y pescar como si estuvieras en el Parque Nacional de Yellowstone, Montana.  

Bendita ciudad, la conozcamos o no, deberíamos intentar ir, al menos una vez por década. Hay muchas formas de descubrir Nueva York, cada vez intenta llevar un objetivo de viaje diferente, lo que es seguro es que, ¡nunca dejará de sorprenderte!

Eso sí, cuando cruces el charco no olvides contratar un seguro de viaje que te proteja hasta que regreses a casa (aunque sabemos que quieres quedarte