Nuestros cuerpos funcionan en ciclos de 24 horas llamados ciclos circadianos, que conforman lo que sería nuestro reloj biológico interno, que nos indican cuándo despertar y cuándo dormir. Si estas planeando unas vacaciones en un lugar distante, es muy probable que experimentes algunos síntomas asociados al jet lag. Por ello, si quieres combatir los síntomas del jet lag y disfrutar del viaje y de esas vacaciones, echa un vistazo a estos consejos para evitar el jet lag y sus efectos.

  • Prepárate antes de vuelo poco a poco

Si eres de los que les cuesta conciliar el sueño y ha reservado unas vacaciones en la otra punta del mundo, no te estreses. Despiértate y duérmete una hora antes durante los ocho días previos, si vuelas haca el Este o, por el contrario, si vas al Oeste lo mejor será que duermas y te despiertes una hora después.

  • Dieta anti jet lag

Cuatro días antes, es recomendable que te alimentes con comida ricas en proteínas en el desayuno y la comida, y en carbohidratos para la cena. Cuando queden dos días, baja tu nivel de calorías al mínimo.

  • Bebe mucha agua

Es muy importante que estés hidratado, pues no haber bebido suficiente agua hace el jet lag más intenso. Nada de cafés ni bebidas alcohólicas. De hecho, aunque no te des cuenta, estar a una altura tan alta y en un ambiente seco, hace que tu organismo consuma líquidos mucho más rápido. Así que, si no quieres llegar hecho polvo, ¡hidrátate!

  • ¿Dormir o no dormir?

Si el vuelo es de día, trata de estar despierto, así cuando llegues a tu destino si está anocheciendo, no tendrás problemas para conciliar el sueño. Si por el contrario, el vuelo es por la noche, llévate una buena almohada y tapones para los oídos y… ¡a dormir!

  • En el destino

Haz lo que haga la gente. Si ya has llegado a tu lugar de vacaciones y es de día, lo mejor será que trates de mantenerte activo y evitar comidas copiosas. Así como una siesta, ¡resístete!

  • Vivan las proteínas

Pues sí. Lo mejor que podrás hacer al despertarte es tomarte un desayuno rico en proteínas para tener la energía suficiente para que tu cuerpo esté en forma y despierto.

 

Y después de estos consejos, que esperamos que te ayuden a combatir el jet lag y a disfrutar de un maravilloso viaje, solo nos queda desearte unas felices vacaciones.