Todos queremos viajar con tranquilidad a cualquier destino. Para ello, uno de los factores que más nos ayudan es saber que en el equipaje llevamos todo lo que vamos a necesitar, sin que por ello tengamos que transportar la casa entera. Y los viajes a la nieve no son una excepción. ¿Crees que sabes cómo hacer la maleta para la nieve?

Vamos a centrarnos en las escapadas a lugares con nieve, algo por lo que optan millones de personas en época invernal.

Cómo hacer la maleta para ir a la nieve es una pregunta que seguro que te has tenido que plantear si alguna vez te has dispuesto a realizar este tipo de viajes.

Toma nota de los siguientes consejos que vamos a ofrecerte a continuación. El equipaje perfecto para la nieve consiste en aquel que no resulta muy pesado y en el cual somos capaces de seleccionar lo suficiente y necesario como para que no tengamos que echar nada en falta una vez llegados a nuestro destino. El propósito es lograr esto sin tener que recurrir a una infinidad de objetos y materiales que transportar.

¿Cuál es la mejor forma de preparar un equipaje para un viaje a la nieve?

  • Piensa en qué medio de transporte vas a viajar: coche, avión autobús o tren. En el coche podrás tomarte más licencias en cuanto al peso de la maleta, pero en un autobús, un tren o un avión debes informarte en la compañía con la que vayas a realizar el viaje de las normas en cuanto al peso y tamaño del equipaje. Viajar seguro de que no vas a tener problemas con el transporte de tu equipaje te aportará mucha tranquilidad.
  • Si no vas a alquilar equipo en el lugar de destino y vas a transportar las botas de esquí en la maleta, aprovecha los huecos de las mismas para guardar otros objetos más pequeños: cargador, calcetines, camisetas, etc.
  • Si tienes que facturar equipaje, lo más recomendable es que lleves puesta la chaqueta para esquiar y las botas como bolso de mano. En la bolsa que las contiene puedes guardar otro tipo de objetos: teléfono, cargador, cartera, etc.
  • Un buen truco para ahorrar espacio en la maleta para ir a la nieve es enrollar las prendas que puedas, en forma de cilindro: camisetas, pantalones, etc.
  • No olvides llevar las gafas, los guantes, el gorro, los calcetines de repuesto, las camisetas térmicas y un buen calzado para el clima invernal.
  • Cuantos menos cambios de ropa realices, más espacio ahorrarás en la maleta para un destino con nieve. Lavar por la noche la ropa y volver a utilizarla al día siguiente es un buen método de ahorrarte cambios de ropa cada día.
  • Prepara un neceser con los elementos necesarios para el aseo personal, aunque puedes ahorrar espacio adquiriendo en el lugar de destino ciertos productos como pasta de dientes, champú y, por supuesto, crema protectora para evitar las quemaduras en tu piel.

Saber que llevas todo lo necesario en tu equipaje y que no tendrás problemas a la hora de facturarlo te permitirá disfrutar de un viaje tranquilo. Ten presentes estos consejos y ¡disfruta de tu escapada a la nieve!