Muchas personas son incapaces de viajar tranquilos porque sienten un gran miedo a volar en avión. Se trata de un problema más común de lo que pensamos. Es un temor muy habitual que la mayoría controlamos.

Pero el miedo a volar en avión se puede convertir en un verdadero problema cuando alguien se ve incapaz de coger un vuelo o cuando, al hacerlo, siente verdadero pánico y pasa un mal rato hasta llegar a su lugar de destino.

Por mucho que escuchen que el avión es el medio de transporte más seguro, esto no minimiza su temor, ya que el miedo, de por sí, tiene algo de irracional que se escapa, en muchas ocasiones, a la lógica.

Si eres de los que se ve incapaz de subir a un avión o de los que sufre al hacerlo, toma nota de los siguientes consejos para saber cómo perder el miedo a volar. Y no prescindas de los mejores destinos para viajar en verano o en cualquier época del año:

  • Evita las prisas y el estrés: el ajetreo en un aeropuerto puede resultar estresante, sobre todo si llegamos con falta de tiempo. Si tienes miedo a volar, montar en un avión ya te va a generar cierto nerviosismo. Así que procura llegar con tiempo suficiente al aeropuerto y poder realizar todas las gestiones pertinentes y el embarque, tranquilo. No añadas más estrés al que ya vas a sentir para vencer tu miedo.
  • No escojas asientos al lado de la ventanilla: ver con tus propios ojos a la altura a la que vuela un avión, no te ayudará si tienes miedo a volar. Procura que tu asiento dé al pasillo central.
  • Distrae la mente: para lograr tener un viaje tranquilo, procura distraer la mente. Vencer el miedo a volar en un avión, depende sólo de ti y de tu fortaleza mental. Evita los pensamientos negativos, refuerza tu valor con frases y pensamientos positivos y de ánimo, escucha música clásica, lee, haz punto, etc. Todo menos centrar tus pensamientos en el temor y el miedo que te provoca realizar el viaje en avión.

Procura seguir estos consejos para perder el miedo a volar en avión, y así podrás centrarte en otras cuestiones que te resultarán más útiles, como poner cuidado para no sufrir robos de la documentación durante el viaje o informarte sobre el destino que vas a visitar, mediante una relajada lectura.