Saber cómo prepararse para el Camino de Santiago te permitirá disfrutar sin contratiempos de esta ruta de peregrinación mundialmente conocida.

El Camino de Santiago ha sido y es visitado por millones de personas cada año. Existen muchos caminos para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, todos ellos, rutas hermosas en las que el caminante podrá disfrutar de paisajes inigualables, cultura y arte.

La mayoría de las personas que se deciden a hacer el Camino de Santiago optan por realizarlo a pie o en bicicleta. Son rutas largas con tramos muy bellos, pero también duros. Por ello es importante saber cómo prepararse para el Camino de Santiago.

Si eres de los que ha decidido peregrinar hasta Santiago de Compostela, elige la ruta que vas a seguir y toma nota de los siguientes consejos para preparar tu viaje y vivir una experiencia inolvidable:

  • Decide el momento adecuado. Si eres de los que quiere llegar a Santiago de Compostela el día del apóstol (el 25 de Julio), debes saber que, como tú, habrá miles de personas con tu misma intención. En esta época del año, el Camino de Santiago se satura de visitantes. Por lo tanto, si no te importa demasiado la fecha, decide realizar el Camino de Santiago en otro mes más tranquilo.
  • Ten en cuenta la climatología: evita el otoño y el invierno. El agua y el frío pueden hacer estragos en el caminante.
  • Elige la ruta. Ten claro el punto de partida y el tiempo de que dispones para llegar hasta Santiago de Compostela. Calcula los kilómetros que debes realizar cada día e infórmate de qué albergues y hoteles puedes disponer en cada descanso.
  • Ten en cuenta que para poder disfrutar de los albergues debes estar acreditado previamente como peregrino. Infórmate al respecto y ve preparado.
  • Calzado y ropa cómodos. Más o menos abrigado dependiendo de la época del año en la que viajes.
  • No olvides unas chanclas para descansar los pies cuando realices paradas entre una y otra ruta.
  • Chubasquero. Aunque sea verano, siempre puede llover. Esta prenda ocupa poco espacio y puede resultarte de lo más útil.
  • Por último, para saber cómo prepararse para el Camino de Santiago, no olvides llevar linterna, navaja multiusos, un pequeño botiquín, una gorra y una cantimplora.

Aunque cuentes con todo el material y planifiques tu ruta con antelación, tu cuerpo también debe prepararse. Unos meses antes de la fecha de salida prevista, date paseos todos los días. Empieza por caminatas de media hora y ve aumentando el tiempo según te vayas sintiendo cómodo. No debes olvidar que andarás muchos kilómetros cada día, por lo que debes estar en forma y llevar un botiquín antiampollas a mano en la mochila.

Disfruta de esta experiencia inolvidable sin más preocupación que llegar a la siguiente etapa de tu viaje. Consulta cómo con nuestro asesor.