Si alguna vez has realizado algún viaje en avión en el que has tenido que sobrellevar muchas horas de vuelo, es posible que hayas sufrido los efectos del jet lag.

Este término inglés se refiere a la alteración que nuestro organismo sufre en sus ritmos biológicos al recorrer largas distancias en las que se produce un cambio de horario bastante brusco. Hablamos de diferencias de cinco o seis horas, incluso más, sumadas o restadas en nuestro reloj.

Ante semejante cambio horario, nuestra rutina se altera y debemos modificar nuestras horas de sueño, de comida, etc. Hasta que nuestro cuerpo se acostumbra al cambio, es cuando pueden aparecer los efectos del jet lag:

  • Fatiga
  • Sueño diurno
  • Insomnio
  • Dolor de cabeza
  • Lagunas mentales
  • Mareo
  • Vómitos
  • Irritabilidad

Es más frecuente sufrir dichas molestias cuando viajamos desde el Este en dirección Oeste, que es cuando perdemos horas, en vez de ganarlas, por lo que nuestro cuerpo se ve obligado a soportar un ciclo superior a 24 horas.

Si tienes pendiente realizar un viaje en el que vas a recorrer largas distancias y quieres saber cómo reducir los efectos del jet lag, a continuación, te ofrecemos unos cuantos consejos para lograrlo:

  • Unos días antes del viaje, trata de adaptar poco a poco, en la medida de lo posible, tus horarios a los del lugar de destino. Si, por ejemplo, vas a viajar a un destino donde vas a tener que retrasar el reloj cinco o seis horas, piensa que cuando aquí son las doce de la noche, allí serán las seis o siete de la tarde. Cuanto más tarde logres acostarte aquí, menos te costará adaptar tu horario de sueño en el lugar de destino.
  • Trata de dormir en el avión para que, una vez en el lugar de destino, aguantes sin dormir hasta la noche.
  • Evita consumir sustancias que puedan alterarte, como pueden ser la cafeína o el alcohol. Cuanto más tranquilo te encuentres, mejor soportarás los efectos del jet lag.
  • Cuando llegues a tu lugar de destino, trata de tener un par de días relajados antes de ponerte en movimiento con todo lo que deseas o debes hacer allí y ve ajustando los horarios de las comidas.
  • El último de los consejos para evitar los efectos del jet lag, es que, una vez en lugar de destino, trates de pasear al aire libre, aunque notes sueño y cansancio. La luz del día te animará a no dormir a deshora.