Está claro que el papel del viaje en nuestras vidas está cambiando. Y los hoteles cambian con él. Pronto los hoteles tendrán poco que ver con lo que conocemos.

  • Un hotel cada vez más y más inteligente

Actualmente, se pueden ver robots mayordomos, espejos inteligentes y pagos a través del móvil en algunos hoteles en todo el mundo. Las tecnologías emergentes se emplearán en un futuro próximo.

  • Habitación inteligente y personalizada

Cada vez que reservamos, seleccionamos un asiento específico en el avión, una mesa específica em el restaurante… ¿por qué no una habitación específica en un hotel? Uno podrá elegir en qué piso alojarse, el tamaño de la habitación y otras variables, y se controlarán las luces o el aire acondicionado con el teléfono móvil.

Las habitaciones tendrán un diseño minimalista: la gente ya no deshace la maleta, no hay necesidad de armarios y se empezarán a ver espacios inteligentes para maletas y zonas de vestidor más grandes.

  • Cambios en el diseño del hotel

Los hoteles cambiarán sus espacios públicos, adoptando el concepto de sala de estar. Cada vez más habrá espacios multiusos con bares, restaurantes, salones de tecnología y centros de negocios. Todo lo que se necesita es Wi-Fi y espacio.

Se integrarán más materiales y elementos naturales en sus diseños para darle al hotel un ambiente más natural. En consecuencia, los límites entre el interior y el exterior se harán borrosos.

  • Los hoteles proporcionarán experiencias más significativas

Se centrarán en la inspiración, la personalización y las experiencias locales. Y prestarán más atención al acondicionamiento físico. De hecho, hay quien  incluso dice que los equipos de gimnasia se integrarán en las habitaciones.

Y lo mejor de todo es que no tendremos que esperar mucho para ver todo esto.