Aunque aún queda mucho por hacer para mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida, lo cierto es que la sociedad es cada vez más consciente de las necesidades que tienen. Poco a poco desde los organismos oficiales y desde todos los sectores de la sociedad se trata de eliminar las barreras injustas y existentes con las que hasta ahora se topaban estas personas.

Uno de esos sectores ha sido el turismo. No sólo por una cuestión de solidaridad. Las empresas turísticas han visto además un importante nicho de clientes en las personas con movilidad reducida. Se han dado cuenta de que ofrecer servicios que faciliten el viaje y la estancia a este tipo de personas, es un valor añadido para su empresa. Existe turismo accesible para gente con movilidad reducida donde se ofrecen paquetes turísticos enfocados exclusivamente a ellos y sus necesidades.

En cuanto a los problemas que una persona con movilidad reducida puede encontrarse en un aeropuerto, debes saber que desde el año 2008 existe una reglamentación obligatoria impuesta por el Parlamento Europeo para garantizar los derechos de una persona con movilidad reducida para poder viajar como cualquier otra persona en avión sin inconvenientes.

Viajar con seguridad sabiendo que sea cual sea tu condición física, podrás hacerlo de manera cómoda y sin barreras, aporta, sin duda, tranquilidad.

Tan sólo será necesario avisar con dos días de antelación a tu compañía aérea para que pueden preparar todo lo necesario para que el traslado de una persona con movilidad reducida se produzca sin contratiempos. Debes pensar que la compañía necesita saber que además de ti, deberán reservar un espacio para colocar tu silla de ruedas, tu scooter o cualquier otro elemento que requieras para desplazarte. Además deberán poner en marcha un plan de atención personalizado para el que requerirán la asistencia de personal cualificado que se encargará de atenderte en todo lo que necesites.

De esta forma evitarás pasar apuros en el aeropuerto. Serás ayudado en todo momento, desde que llegas al aeropuerto, hasta que sales del aeropuerto del lugar de destino. El personal aeroportuario se encargará de ayudarte con el traslado del equipaje, con el pase de controles, con tu desplazamiento a cualquier lugar que requieras, con tu facturación y con tu comodidad dentro del avión.

Como puedes comprobar, viajar en avión siendo una persona con movilidad reducida ya no tiene que ser un inconveniente, porque tienes derecho a ello.