Hace décadas, la mayor parte de la sociedad española disfrutaba de todos los días de vacaciones anuales de forma continuada, es decir, normalmente las familias elegían un mes entero para descansar. Este mes solía ser agosto y las ciudades se quedaban completamente vacías durante 31 días.

De un tiempo a esta parte, la sociedad ha cambiado mucho y, con el auge de las compañías low cost y de la búsqueda por Internet, viajar por todo el mundo ya no es algo inaccesible para la mayoría de los mortales sino que, a casi todos nos gusta hacer mínimo un par de escapadas al año.

Antes, viajar era cualquier desplazamiento fuera de casa aunque fuera al extranjero. Ahora, a los desplazamientos (interiores o exteriores) de menos de cuatro días les llamamos “escapadas” y a las estancias más duraderas “viajes o viajazos”. Es así, todo ha cambiado. ¿Verdad que os pasa?

Ahora, dividimos los días de vacaciones durante todo el año con la intención de conseguir un “ofertón” único para viajar. La Generación Millennial ha visto más mundo con menos de 35 años que las cinco generaciones anteriores juntas. Pero, ¿cómo lo hacen? Por todos es sabido que tienen sus trucos y que, en numerosas ocasiones, han demostrado que se puede viajar gratis. ¿Qué trucos utilizan?

  • Acumular puntos: suscribiéndote a programas de fidelización, podrás ir acumulando puntos tanto en aerolíneas como en tren o autobús y llegará el día en el que podrás canjearlos por un viaje gratis. Si eres joven, ¿sabías que hay agencias de viajes y compañías que ofrecen viajes gratis si logras que participen más de X amigos?
  • Couchsurfing: o lo que es lo mismo, intercambio de sofás. Hay experiencias de todo tipo, pero la cuestión es que no gastas ni un centavo en alojamiento.
  • Viajar y trabajar: actualmente hay multitud de agencias que se encargan de encontrarte alojamiento a cambio de un trabajo en el lugar escogido pero, si decides hacer las cosas completamente gratis prepara un buen CV e intenta hacerlo por tu cuenta. Para un viaje de corta duración será más difícil pero actualmente, la red ofrece plataformas de intercambio de días de alojamiento a cambio de trabajo de, por ejemplo, aupair o en granjas ecológicas.
  • Acampar: un clásico, llevar la casa a cuestas es un método infalible. Únicamente has de investigar previamente aquellos lugares en los que puedes montar la acampada, dónde asearte gratuitamente, etc. Hay muchas familias que ofrecen sus jardines. Quizá si acaban siendo tus amigos, podrás usar su baño también.
  • Autostop: el rey de la corona de los viajes gratis junto con la acampada. Únicamente has de ser prudente, valiente y atrevido/a.
  • Regístrate en blogs de viajes, afiliados e influencers: muchos de ellos te enviarán un código de, por ejemplo, 30€ para canjear en plataformas de reservas.
  • HouseSitting: se trata de cuidar de una casa mientras los dueños están fuera.
  • Free tours: aprovecha las rutas gratis que puedes descubrir en cada ciudad.
  • Amistades: tanto lugareños como amigos seguro que te invitan a comer en más de una ocasión. Tú lo único que necesitas está en el siguiente punto:
  • Cara dura: este es, sin duda, el “truco” más importante. Jamás deniegues la típica invitación que, en ocasiones, amigos o conocidos realizan por cumplir. Ej. -“A ver cuando venís a mi casa de la playa. ¡Estaría bien!” Todos sabéis que ese viaje nunca se hará pero, ¡todo es cuestión de actitud!

Sea como sea la aventura elegida, no deberías salir de casa sin tener un buen seguro que cubra la asistencia en viaje.