Esciros, en griego Σκύρος, Skýros, es una isla griega situada en el mar Egeo concretamente en el archipiélago de las Espóradas, al este de Eubea en la ruta hacia el Ponto. Está formada por dos partes (norte y sur) dividida por un istmo de arena.

Es la menos conocida por el turismo internacional y por ello mantiene de manera auténtica sus tradiciones y su forma de vida.

Esta isla antiguamente tenía una ciudad con el mismo nombre y un río llamado Cefiso. La capital lleva el nombre de Skyros o Jora y está al noreste (antes se llamaba San Jorge). Su superficie es de 215 km² y tiene una población de tan sólo 3.000 habitantes. El monte Kokhilas es la parte más alta y se encuentra al sur con 793 metros, su puerto, el de Linaria está al suroeste. En la parte norte está el famoso monte Olimpo con 399 metros de altitud.

Skyros está dividida en dos por el istmo que cruza la isla y que lo divide en dos partes: la norte más poblada y frondosa, y la sur montañosa y árida. Su arquitectura es tradicional y tiene una rica tradición folklórica. Esta isla alberga una gran variación de paisajes, desde grandes playas arenosas, rocas escarpadas, calas pintorescas y cuevas marinas con aguas cristalinas, hasta una naturaleza exuberante rodeada por localidades históricas.

Para desplazarte por la isla no será necesario que recurras a un ya que podrás desplazarte por ella en autobuses y o haciendo uso de las barcas.

Leyendas de la mitología

Según la mitología Skyros fue el refugio de Aquiles, el héroe de Troya, cuya madre, Tetis, lo escondió aquí vestido de mujer entre las hijas del rey Licomedes, para evitar su marcha a Troya. Se dice también que en este lugar fue done murió el rey de Atenas, Teseo.

La diosa Tetis, madre de Aquiles, estaba enterada de la preparación de la guerra contra Troya y sabiendo lo sangrienta y peligrosa que resultaría la contienda quiso preservar a su hijo de tal peligro escondiéndole en Skyros, en la corte del rey Licomedes. Allí disfrazado de mujer se ocultó entre las mujeres de la familia real para no ser reconocido. Sin embargo con lo que no contaba Tetis era con la astucia e ingenio de otro de los héroes en la guerra de Troya, Ulises, quien consciente de la importancia decisiva que Aquiles tendría en el resultado de la contienda, descubrió el escondite. Finalmente Aquiles tuvo que ir a luchar a Troya encontrando allí la muerte.

Pero durante la estancia de Áquiles en Skyros tuvo tiempo de seducir a la hija de Licomedes engendrando a su hijo Neoptolomeo.

La leyenda también sitúa aquí la muerte de Teseo quien, tras una vida plagada de aventuras, viajes y luchas con monstruos como el Minotauro de Creta, llegó a estas tierras con la intención de retirarse al final de su vida. Pero como su popularidad como héroe le precedía, el rey Licomedes estaba celoso por el entusiasmo que despertaba entre su pueblo y ante el temor de que fuera un posible rival del trono le asesinó arrojándole a un precipicio.

Pero también la mitología se entrelaza con la historia. Pues cuenta la tradición que en el año 475 a.C. el estadista y general ateniense Cimón llegó a la isla conquistándola para repartir sus tierras entre familias atenienses y allí encontró los supuestos restos del héroe Teseo y los mandó trasladar con todos honores a Atenas.

Skyros capital

La capital Skyros, es llamada popularmente por sus habitantes Chora (en griego significa simplemente pueblo), está situada en la ladera de una colina a 11 km del puerto de la isla, Linaria. Está coronada por un antiguo castillo y la iglesia de San Jorge. Ambos destacan entre el paisaje ya que están rodeados por las típicas casas blancas, cuya característica es su diseño cuadrado y estrechas callejuelas, escalinatas y pasajes.

La ciudad alberga dos pequeños pero a la vez muy bellos museos, el arqueológico y el de los Caballeros de Faltaits. También se pueden visitar las iglesias de Agia Triada (Santísima Trinidad), Agios Athanasios y a 10 minutos del centro la iglesia de Agios Konstantinos. También el monasterio bizantino fortificado de Agios Georgios (San Jorge, patrono de la isla) fundado en el año 962 d.C. merece una visita.

Si algún amable vecino te permite echar un vistazo a una de sus casas del pueblo, podrás admirar la belleza que aguarda su decoración interior con sus antiguos muebles de madera, sus cerámicas y sus tejidos y bordados.

Paseando por sus calles encontrarás algunos de sus habitantes vestidos de la forma más auténtica con sus trajes tradicionales y el calzado tradicional del lugar, los Trojadia.

Si caminas desde el centro del pueblo, por una ancha calle empinada, Megali Strata, iras directo a una playa donde está situada la estatua del poeta filoheleno Rupert Brooke, cuyo último deseo fue ser enterrado en esta isla, concretamente en el bello pueblo de Tris Bukes.

Además en esta isla anclada en la tradición griega podrás visitar los talleres artesanales de los ebanistas y alfareros, especialmente en el pueblo de Magasia. Tampoco puede olvidar visitar otras poblaciones más pequeñas pero igualmente bellas las poblaciones de Pefcos, Achicha, Ajerunes, Calamicha y Agios Petros. Y cruzando en barca podrás visitar el pueblo de Tris Bukes, que es un gran puerto natural y que antaño fue refugio medieval pirata.

Cómo llegar

Para llegar hasta Skyros, que sepas que posee aeropuerto propio y tiene conexión frecuente con Atenas. También puedes ir por barco, como al resto de las Espóradas y desde Kimi, en Eubea.

Las playas de Skyros

Otro gran atractivo de la isla de Skyros son sus playas que destacan especialmente por la vegetación que las envuelve y el color turquesa del sus aguas. Algunas son populares y muy conocidas como la de Acherounes cerca de Linaria.

También merece la pena conocer: Molos a un par de kilómetros al norte de la capital, Kalamista situada 9 km al sur de la capital que por su fácil acceso tiene muchos visitantes, Palamari con su capilla junto al mar, Pefkos rodeada de una vegetación exuberante y Achili desde donde Aquiles partió hacia Troya.

Existen otras menos famosas debido a la dificultad de su acceso o por carecer de demasiada infraestructura turística como Kareflouhermosa, de difícil acceso, Atsitsa con mucha vegetación y poco concurrida, Kyra Panagía, Aspou…

Por otro lado están las calas del sur de la isla escondidas que no tienen nombre pero en sus cuevas habitan las focas monje, especie protegida del Mediterráneo.