Disfrutar de un viaje sin salir de España es sencillo gracias a la gran variedad de rincones únicos que posee nuestro país. Sin duda, el sur es uno de ellos y la Feria de Abril un evento lleno de color al que todo el mundo debería ir al menos una vez en la vida. Si tienes la suerte de poder acudir, te indicamos unos consejos para disfrutar de la Feria de Sevilla.

La Feria de Sevilla es un evento de gran tradición que es reconocido no sólo por los españoles, sino por gran parte del mundo.

Son pocos los que se resisten a experimentar la alegría andaluza y el buen clima que siempre ofrece esta Comunidad Autónoma.

La Feria de Sevilla concentra todo el colorido y sabor flamenco de la cultura del sur. Gastronomía exquisita de la zona, sol, colorido, cante, baile y simpatía caracterizan este espectáculo que cada año ofrece esta bella ciudad.

Si estás pensando en acudir este año, toma nota de los siguientes consejos para disfrutar de la Feria de Sevilla:

  • Prepara un traje tradicional: acudir a las casetas y pasear por la ciudad con un buen traje de flamenco o flamenca es casi una obligación en la Feria de Sevilla. No dejes de lucir tus mejores galas y sentirte como un sevillano más. Si no puedes hacerte con un traje tradicional, intenta guardar las normas de etiqueta: traje para los hombres y largo para las mujeres.
  • No te pierdas el encendido del alumbrado: es el pistoletazo de salida de la Feria de Sevilla. En él, miles de personas se congregan para disfrutar de las luces ornamentales que engalanan esta fiesta. Espera este momento único e irrepetible disfrutando de una cena compuesta de pescado frito (el “pescaíto”), toda una tradición en Sevilla.
  • Elige los días centrales de la semana: para hacer un viaje seguro a la Feria de Sevilla y no vivir situaciones incómodas debidas a las aglomeraciones, es recomendable que visites el recinto ferial entre semana. Si acudes durante el fin de semana, ten en cuenta que serán los días en los que se producirá una mayor masificación. Entre el martes y el jueves, sin embargo, acuden menos personas venidas de fuera y el recinto ferial está más frecuentado por los lugareños.
  • Las casetas públicas de “el Real”: para disfrutar de la Feria de Sevilla y vivir su tradición en primera persona, lo ideal es acudir con algún lugareño que conozcas. Seguro que puede introducirte en casetas privadas donde se vive la auténtica Feria en todo su esplendor. Si no conoces a nadie, no te preocupes, muchas de las casetas son públicas y podrás entrar sin problema.
  • Brinda con “rebujito”: pescado frito y una buena jarra de “rebujito” serán el reconstituyente perfecto para coger fuerzas durante la Feria de Sevilla. Y recuerda, a la hora del desplazamiento al hotel, para realizar un viaje seguro, no conduzcas si has bebido. Termina bien la fiesta.