Esquiar es uno de los deportes estrella durante el invierno. No hay nada mejor que disfrutar de unos días en los meses de más frío para hacer una escapada a la montaña y disfrutar de la nieve y los esquíes.

Si nunca antes has experimentado este tipo de experiencia y es la primera vez que te animas a disfrutar de unos días en la nieve, a continuación te ofrecemos unos cuantos consejos para preparar tu primer viaje de esquí:

  • Si vas a viajar en coche, prepárate para conducir en viajes largos. Para ello, planifica la ruta y las paradas de descanso que realizarás a lo largo del camino. Conduce descansado, habiendo dormido las horas suficientes. Viaja  cómodo, con ropa ligera que te permita libertad de movimiento y asegúrate de que tu vehículo se encuentra en perfectas condiciones como para recorrer muchos kilómetros.
  • Trata de ponerte en forma antes de viajar a esquiar. El esquí requiere de esfuerzo físico. Reforzar la musculatura de brazos y piernas y aumentar tu elasticidad, te permitirá disfrutar más del esquí.
  • Prepara el equipaje. En él no puede faltar tu ropa de esquí, gafas para esquiar, guantes, camisetas y calcetines. Para no sobrecargar el equipaje puedes llevar un par de piezas de cada prenda. Piensa que se humedecerán con la nieve y el sudor. Puedes usar unas mientras las otras se lavan y secan. Procura que la ropa y el equipo sea de buena calidad. Lo mejor es utilizar prendas térmicas, ligeras e impermeables.
  • Para conducir con seguridaddebes anclar bien tus esquíes en un portaesquíes. En el caso de que viajes en avión debes tener en cuenta que deberás facturar los esquíes y la maleta.
  • Deberás proteger tu piel. Los reflejos del sol sobre la nieve pueden incidir con fuerza. Por ello debes protegerte con crema solar y crema protectora para tus labios.
  • Colocar el equipaje de esquí en el cochees otra de las cosas que debes tener claras para preparar tu primer viaje de esquí. Los bultos más pesados deben colocarse centrados y debajo de los bultos más flexibles y blandos. Los esquíes, tal y como hemos mencionado en el punto anterior, deben estar bien anclados en la baca del coche o en el portaesquíes. Evita llevar bultos sueltos dentro del habitáculo del coche para no correr el riesgo de que salgan despedidos ante un choque o movimiento brusco del vehículo.