A decir verdad, planteándolo bien, recolectar setas puede convertirse en todo un planazo para disfrutar de la naturaleza en familia o amigos. Imagina, un sábado por la mañana otoñal salir temprano bien abrigados cesta en mano para buscar la materia prima que a medio día se va a cocinar. ¡Toda la cadena de distribución en un día! Planazo total…

  • Luego, película de sobremesa y chimenea… Parece que pintándolo así sí que va apeteciendo el frío, ¿no?

Si no es la primera vez que vas, pero hay alguien en el grupo que es novato/a deberías educar y enseñar los aspectos básicos unos días antes para que no haya ningún tipo de problemas, sobre todo si hablamos de niños.

Si, por el contrario, todos sois novatos, debéis tener en cuenta las siguientes consideraciones. No cuesta nada y evitará cualquier tipo de accidente o intoxicación

  • Estudia previamente la zona a la que vas a ir. ¿Qué tipo de setas suelen nacer? ¿El terreno tiene algún peligro? ¿Hay carreteras o mucho tráfico cerca? ¿Se puede aparcar?
  • Si no puedes ir acompañado de algún especialista (lo mejor que puedes hacer) y no conoces la zona, pregunta a los lugareños. ¡Ahí está la clave del éxito!
  • Por si no hay acceso a Internet, lleva contigo un libro de variedades de setas.
  • Ni bolsas, ni sacos ni plásticos. ¿Sabías que si no llevas cesta te pueden denunciar? Con las típicas cestas de mimbre o caña generas que las semillas de las setas que hayas recolectado vuelvan a caer al suelo.
  • Cuando las cortes, evita llevarte la tierra de alrededor y su raíz.

El turismo micológico ha propiciado que casi en la mayoría de provincias de España se necesite una licencia para poder llevar a cabo esta actividad. ¡Cumple la ley!

Si estás pensando en cambiar tu seguro de coche para las nuevas escapadas, no dudes en consultar aquí los precios que te ofrecemos.