La emoción de viajar a un país en el extranjero es tal que nunca nos acordamos de la peor parte: el vuelo de larga distancia que conlleva. Aunque compensa por conocer ese lugar al que tanto deseamos ir, es verdad que un vuelo de ciertas horas puede llegar a resultarnos un suplicio, así que hoy te vamos a dar unos cuantos consejos que te harán el viaje más llevadero.

  • Ropa cómoda. Es imprescindible que la ropa que llevemos no nos apriete, sea de telas transpirables como el algodón.
  • Agua. Beber agua de vez en cuando ayudará a mantener tu cuerpo hidratado durante el viaje.
  • Alcohol, mejor no. Deshidrata y la sensación de beber no es la misma en tierra que mientras volamos. Haznos caso, ¡mejor cuando llegues!
  • Estira las piernas. Levantarte y dar un paseo por la cabina del avión ayudará a la circulación de la sangre y evitarás trombos sanguíneos y dolor muscular tras el viaje.
  • Trata de dormir. Todos estamos de acuerdo en que la mejor manera de sobrellevar un vuelto de larga distancia es durmiendo. Para ello, puedes llevar a mano un antifaz, un cojín para el cuello, escuchar música relajante… Lo que mejor te funcione.
  • Libro, Ordenador, móvil, Tablet: cargados. Si no logras dormirte, lo mejor es entretenerte y pasar las horas distraído. Por ello es importante tener bien cargados todos los aparatos o bien llevarte un buen libro en el que perderte.
  • Evita el café. Lo que queremos es estar relajados y la cafeína, lejos de calmar, te pondrá más nervioso.
  • Come, pero no te llenes. Está bien comer algo durante el vuelo, pero no abuses. La altura hacer que la digestión sea lenta y difícil.

Si has llegado hasta este artículo porque vas a hacer algún vuelo de larga distancia próximamente, ¡esperamos que disfrutes de tu viaje! Recuerda que siempre puedes contratar nuestro seguro para ir tranquilo y disfrutar al máximo.