Los cruceros suelen ser una tipología de viajes más planificados que una escapada de puente en coche, o un fin de semana en alguna capital europea. Normalmente requieren mayor planificación ya que, en la mayoría de casos, el punto de partida (tu casa) no corresponde con el de salida, ¡ahí ya tenemos un traslado extra!  No todos tenemos la suerte de vivir al lado del mar, ¿no? Es más, muchos de ellos parten desde otro país. ¡Todo sea por las vistas!

Además de todo lo anterior, normalmente necesitaremos más días de vacaciones ya que los cruceros suelen durar desde 5 hasta 25 días inclusive los hay que duran varios meses, ¡quien pudiera!

En este caso, vamos a suponer que nos vamos a un crucero “normalito” de diez días. ¿Qué necesitamos saber?

  • Elige el destino y comprar en Internet para encontrar los mejores precios. A veces, trucos como inscribirte en una newsletter pueden facilitarte descuentos.
  • Contrata el crucero que hayas elegido y, si puedes hacerlo con antelación, contrata también las excursiones. Así organizarás mejor tu viaje.
  • Igualmente tendrás que elegir camarote. La realidad es que merece la pena pagar un poco más para disfrutar de las vistas. No todos los días se viaja en crucero. ¡Truco! Mejor, si el camarote está lejos de las zonas más ruidosas, ¡descanso garantizado!
  • Organiza con tiempo los traslados al puerto de salida. Así no habrá presión de ningún tipo a última hora.
  • Economiza la maleta al máximo para evitar “trastos” innecesarios durante el viaje. Si necesitas algo de urgencia no te preocupes, en el barco podrás comprarlo y también en las excursiones.
  • Contratar previamente un seguro de viaje que te proteja hasta que regreses a tierra firme. ¿CUÁNTO PAGARÍAS POR ÉL? DESCÚBRELO AQUÍ. No es obligatorio pero sí muy recomendable.