Si tienes planeado realizar un viaje, sigue estos consejos para vuelos largos, que vamos a ofrecerte, a continuación. Sólo así lograrás mantenerte muchas horas seguidas encerrado en un avión sin que dicha situación te estrese o haga que termines agotado.

Viajar siempre resulta placentero. Es una experiencia de lo más gratificante. Pero es cierto que vuelos de nueve, diez u once horas pueden pasar factura a nuestro cuerpo. Para que resulte lo menos pesado posible, hay algunas medidas que puedes tomar antes y durante el viaje:

  • El primero de los consejos para vuelos largos es que planees y prepares todo bien antes de viajar. Sal con tiempo suficiente de casa para ir al aeropuerto. Es mejor no estar nervioso ni estresado antes de subir a un avión.
  • Si tienes la opción de elegir asiento, hazlo. No es lo mismo viajar en los asientos que se encuentran al lado de las salidas de emergencia, ante los cuales hay pasillos con espacio libre para que puedas estirar las piernas, que viajar en otra plaza con asientos delante que no te permitirán estirar las piernas mientras te mantengas sentado.
  • No dudes en descalzarte una vez acomodado en el asiento de tu avión.
  • Viste ropa cómoda y holgada.
  • Nunca está de más que lleves un libro o algún juego, que te resulte entretenido. Éste, sumado a las películas que suelen ofrecer todas las compañías aéreas durante el recorrido, sin duda hará que el viaje resulte más ameno y no estés pendiente del reloj en todo momento.
  • Bebe agua: la hidratación es muy importante. Hará que te sientas menos fatigado.
  • Levántate y realiza varios paseos a través del pasillo. Estirar las piernas cada hora permitirá que circule mejor la sangre y que no sientas pesadez en las mismas.
  • Acude al baño siempre que lo necesites.
  • Lleva un jersey o una chaqueta que abrigue. Aunque en el exterior haga calor, debes saber que en el interior de un avión y volando a esa altura, suele hacer algo de frío. Todas las compañías de vuelo ofrecen mantas para no pasar frío, pero no está de más que lleves un refuerzo, por si acaso.

Siguiendo estos simples consejos para vuelos largos, ten por seguro que disfrutarás de un viaje más cómodo y llevadero.