… Y no nos extraña. Holanda tiene una de las ciudades más bonitas de Europa y el buen tiempo anima a los turistas a viajar a este país, pero sin duda, uno de sus grandes atractivos son los campos de tulipanes de Keukenhof situados en las localidades de Lisse e Hillegom. Cada año, estos gigantescos jardines reciben a un montón de turistas que quieren disfrutar de su belleza. ¿A ti también te han entrado ganas de ir? Te contamos cuáles son las fechas perfectas para viajar allí.

Evidentemente, en primavera. Pero no cualquier fecha, ya que el parque abre sus puertas al público desde el día 22 de marzo hasta el domingo 13 de mayo. Es posible que los primeros días y debido a la imprevisible meteorología, las flores no estén en su máximo esplendor, así que te aconsejamos visitar los campos durante la semana del 2 de mayo, una fecha perfecta puesto que además en España es fiesta nacional, ¡menudo planazo para el Puente de Mayo! 

Una vez hayas adquirido las entradas podrás disfrutar de la visita desde las 8:00 hasta las 19:30, hora en la que los jardines cierran. A continuación, te contamos algunas curiosidades sobre Keukenhof, ¡no te vas a poder resistir!

  • Cada año diferente. No esperes ir dos veces y encontrarte con el mismo paisaje, porque los jardines cambian según el tema central de la temporada.
  • Flores, flores y más flores. En Keukenhof se plantan más de 7 millones de bulbos cada año entre tulipanes, narcisos, jacintos, rosas, claveles, orquídeas, lirios y azucenas. ¡No es una excursión apta para alérgicos al polen!
  • El diseño holandés, tema elegido para este 2018. La moda, el diseño de interiores y la arquitectura neerlandesa conforman el eje temático para este año.
  • Un millón de turistas acuden cada año para disfrutar de estos campos florales.
  • Ruta en bici. ¿Quieres visitar Keukenhof como un verdadero holandés? Hazlo en bici. Hay distintas rutas de entre 5 y 35 kilómetros para recorrer las sendas de tulipanes sobre dos ruedas. ¡Planazo!

Si eres amante de las flores, es un viaje obligatorio que debes hacer al menos una vez en la vida. Además, es súper fácil comprar las entradas y el acceso a los jardines está muy bien comunicado, tanto si vas en coche como si optas por el transporte público. Eso sí, para tenerlo todo bajo control, un seguro de viaje será tu mejor acompañante de aventuras.