Hace poco hablábamos sobre tres de las ciudades más extrañas del planeta, las cuales, aunque no lo creas, existen y puedes dar buena cuenta de ello pinchando aquí.

Ciudades raras aparte esta vez vamos un poco más allá, os hablamos de cinco ciudades que ya no tienen vida, ¡pero tienen un “no sé qué!” tenebroso.

Si quieres sorprender a tu familia este Halloween o simplemente quieres realizar un viaje diferente relacionado con las historias de terror, ¡este es tu artículo! Prepara pasaporte, visado o lo que necesites y, ¡bien viaje!

¿Qué destinos os depararán?

  • Oradour-sur-Glane, Francia: esta localidad quedó devastada por los nazis en su totalidad. Únicamente sobrevivieron las mujeres y los niños, hoy en día, se mantiene tal cual quedó en aquel fatídico 10 de junio de 1944. Miles de visitantes la visitan cada año, no hay mejor forma de conmemorar lo que sucedió allí. Un lugar no exento de fantasmas, leyendas e historias…
  • San Zhi, Taiwán: la ciudad ovni, lo que iba a ser una ciudad de vacaciones para los militares americanos acabó convirtiéndose en una ciudad futurista abandonada. Dicho sea de paso, hoy en día sería un reclamo turístico maravilloso, ¡nos gusta por su originalidad! Aunque nos da cierto miedo imaginarnos ahí de noche y es que en 1980 fue abandonada tras una serie de muertes y sucesos extraños durante sus obras…
  • Centralia, la ciudad fantasma de Pensilvania (EEUU) que continúa con el subsuelo lleno de fuego. Un sumidero de gas y fuego hizo que toda la población se desquebrajara convirtiendo el pueblo en zona no segura, exceptuando el cementerio, ¿no es curioso? Lugar que sirvió de inspiración para la película Silent Hill.
  • Isla de las Muñecas, México: si te aterran las muñecas de porcelana y el universo infantil del circo, no deberías visitar esta isla (al menos en soledad). Según la leyenda, una niña apareció ahogada y su espíritu molestaba sin fin a uno de sus habitantes. Él decidió llenar los alrededores de su casa de muñecas y desde entonces, todos los visitantes decidieron hacer lo mismo dejando un paisaje demasiado tétrico para ser verdad.

Esperamos verte a la vuelta, ejem, ejem…

Contrata aquí tu seguro de viaje, por si acaso… ya sabes