Si estás pensando en el lugar perfecto para hacer la gran fiesta de despedida de soltero, éste es tu artículo. Te vamos a hablar de los destinos preferidos y más populares en los que la juerga está asegurada, porque sin una buena despedida, se pierde la mitad de la fiesta… ¡Vamos allá!

  • Madrid. Si vives en la capital, puede que ni si quiera te hayas planteado organizar una despedida en tu ciudad, pero, ¿sabías que nos ofrece un montón de planes exclusivos para esta celebración? Limusinas, espectáculos especiales, gynkanas con mucha bebida de por medio, cenas temáticas… ¡Multitud de ideas para todos los gustos!
  • Barcelona. Nada mejor que una despedida acompañada de playa para los amantes de la costa. Un paseo matutino en barco –con fiesta incluida, claro- puede ser una actividad perfecta para comenzar el día, y para terminarlo, vosotros elegís: las mejores discotecas de la ciudad a vuestra disposición, talleres, shows cómicos e incluso gynkanas al más puro estilo “Humor Amarillo”… ¿Con qué te quedas?
  • Valencia. El destino perfecto para el público más joven. Existe una gran variedad de packs súper económicos que incluyen fiesta en barco, paella, Dj, comida o cena temática y entrada a la discoteca que más os apetezca. Si prefieres combinar fiesta y actividades, también puedes escoger la opción multi-aventura y disfrutar de una jornada de paintball, tirolina, rocódromo…
  • Gijón. Se ha convertido en un clásico para celebrar despedidas y no nos extrañada nada. Gijón es una ciudad que nos ofrece de todo: fiesta, actividades, buena gastronomía y paisajes espectaculares, es decir, la combinación per-fec-ta.
  • Granada. No podíamos dejar de mencionar el sur en este artículo. El buen tiempo, el carácter de la gente, las calles del barrio del Albaicín y las terrazas de tapeo hacen de Granada el sitio ideal para una fiesta inolvidable. Además, el centro de la ciudad ofrece un montón de discotecas para un plan redondo.

Si los cinco destinos dentro de la península no te han convencido, Ibiza es la respuesta: discotecas de lujo, playas paradisíacas, atardeceres de película y toda clase de planes según vuestras preferencias, pero no te olvides de lo más importante… ¡Disfrutar! Lo harás mucho más tranquilo si llevas un seguro de viaje que te ampare si surge cualquier problema.