Un visado, es una “autorización condicionada” que otorga el país de destino a aquellos viajeros de otras nacionalidades que pretendan descubrir el país. El tipo de visado dependerá de factores como la duración del viaje o el motivo del mismo. No es igual visitar un país para hacer turismo que para trabajar por unos meses.

  • Visado de estancia: turismo o similar
  • Visado de residencia: residencia laboral, no laboral, reagrupación familiar, asilo…

Dependiendo del tipo de visado se requerirán unos requisitos u otros (foto actualizada, formulario, pasaporte, itinerarios…). En esta página del Ministerio de Interior podrás ver más información relacionada con los visados, así como el lugar para solicitarlos.

En España somos bastante privilegiados en cuanto al tema de visados ya que podemos viajar a la mayoría de países del mundo con total libertad sin tener que solicitarlo. Son muy pocos los países que nos pedirán este documento para traspasar sus fronteras, pero, ¡todo sea por viajar!  Lo sacaremos con gusto si tenemos que pisar países como los siguientes:

“Afganistán, Argelia, Australia, Azerbaiyán, Angola, Arabia Saudí, Srilanka, Bangladesh, Bután, Benín, Bahréin, Burundi, Camerún, Canadá, Chad, China, Corea del Norte, Costa de Marfil, Cuba, Eritrea, Estados Unidos , Gabón, Ghana, Guinea, India, Irak, Kenia, Liberia, Libia, Mali, Mongolia, Mozambique, Myanmar, Nauru, Níger, Nigeria, Pakistán, República centroafricana, República del Congo, Ruanda, Rusia, Sierra Leona, Siria, Somalia, Sudán, Turkmenistán, Turquía, Uzbequistán y Yemen” (Vía 20 Minutos).

Como no podía ser menos, sacar un visado cuesta dinero, pero, no te alarmes, no es demasiado y la cantidad depende del país de destino.

Una vez tengas el visado, lo único que necesitas es un seguro de viaje para vivir la experiencia con más tranquilidad.