Con la llegada del calor y el verano, llegan también las vacaciones estivales y se nos plantea un problema añadido… ¡dios mío que hacemos con los niños en Madrid

Para los que no tienen la opción de disfrutar de la piscina dentro de las grandes ciudades, las ideas para salir del paso y hacer planes se acaban rápido. Los fines de semana se hacen eternos, especialmente si hay temperaturas elevadas en la calle, sobre todo para los peques de la casa.

Así que, si te han agotado los planes en familia, no te preocupes porque te proponemos alternativas al aburrimiento. Visita estos cinco lugares fresquitos cercanos a Madrid en los que disfrutar en pleno mes de julio o agosto, a menos de una hora de la capital de España.

¿Te animas a visitarlos?

Buitrago de Lozoya

Situado en el Valle Medio del Lozoya, se alza sobre un promontorio circundado por el río Lozoya del que toma parte de su nombre. Este afluente es una barrera natural para la población situada a los pies del puerto de Somosierra, a unos 75 km al norte de Madrid. Es un pueblo especialmente bonito ya que conserva de forma íntegra su antiguo recinto amurallado. Desde 1993, Buitrago de Lozoya se ha considerado Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural.

Destaca la muralla medieval tan musulmana como castellana y cristiana, que rodea su casco histórico y es a su vez rodeada por el río Lozoya. Entre sus monumentos podéis visitar su Castillo o Alcázar junto a la Iglesia de Santa María del Castillo, la Torre del Reloj y que junto a la muralla confieren un aire medieval a este municipio. Además, cuenta con un pequeño Museo de Picasso que alberga 60 obras del autor malagueño. 

Además, sus enormes piscinas naturales (las más famosas son las de Riosequillo) son ideales para que los niños y los padres se refresquen y disfruten del sol.

Patones (de Arriba y de Abajo)

El municipio de Patones, formado por las poblaciones de Patones de Arriba y Patones de Abajo, está situado en la cuenca del Jarama, al norte oriental de la Comunidad de Madrd, cerca de la provincia de Guadalajara, a unos 60 km de la capital. Declarado conjunto histórico en 1999 destaca por sus calles empedradas, sus casas de pizarra negra y sus calles sinuosas. El patrimonio histórico de Patones está formado por la iglesia de San José, del siglo XVII y el Centro de Interpretación Rural, que desarrolla actividades educativas y turísticas

Su privilegiado entorno ofrece grandes atractivos y muchas posibilidades: las numerosas obras del Canal de Isabel II; la vieja presa de El Pontón de la Oliva, las de Navarejo y de la Parra; el azud de Valdentales, que se levanta en el punto de unión de los ríos Jarama y Lozoya. También recorren el municipio numerosos canales con sus correspondientes sifones y almenaras: el Canal del Lozoya o de la Parra, el Canal del Alto Jarama y el embalse de El Atazar. A ello se añaden los restos del Canal de Cabarrús. Calerizas o el Cordel de San Ildefonso. En Patones también se puede practicar el piragüismo y además la escalada e incluso, en alguna cueva, la espeleología.

Navacerrada, la sierra madrileña.

A unos 1200 metros de altitud, situada en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, se encuentra esta población, entre algunas de las montañas más grandes del Sistema Central como La Bola del Mundo y La Maliciosa. Está a tan solo 52 kilómetros de la capital, este enclave natural fue uno de los primeros lugares donde se practicó esquí en la península. En el término municipal es abundante el agua debido a los ríos Navacerrada y Navalmedio y a numerosos arroyos y embalses

Entre su patrimonio artístico destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Natividad. Construida con mampostería y sillares en el siglo XVI fue reformada posteriormente en el S. XVIII y en el XX. El templo es de una nave y presenta una torre de tres cuerpos separados por impostas, coronada con un campanario con ojos de medio punto. En el interior tiene gran relevancia la capilla mayor, el coro (de madera apoyado sobre columnas de granito) y la capilla bautismal, cuya pila de granito data del siglo XVI. Son también de interés las Fuentes de San Antonio, del Nogal, y de los Ángeles, así como la Ermita de San Antonio, que se alza en la Dehesa de la Golondrina.

Además de tener miles de opciones para comer y disfrutar de un rico vermut, todos los domingos se celebra un mercadillo de antigüedades en la explanada.

Barranco del Río Dulce

En este paraje muy cercano de la localidad de Sigüenza (Guadalajara) se encuentran las famosas Hoces de Pelegrina lleno de aves y naturaleza, muy conocido, por la grabación de episodios de series. Tiene una ruta particular con elementos explicativos adaptados para personas invidentes. El recorrido de 1,5 kilómetros y discurre por las aguas del Río Dulce, desde la localidad de La Cabrera hacia Aragosa. Ideal para pasear con los niños y perfecta como opción de escapada de fin de semana familiar. 

Sepúlveda

Este pueblo muy especial está situado en la provincia de Segovia, tiene una ubicación privilegiada ya se encuentra en el Parque Natural de las Hoces del Duratón. Su patrimonio artístico es una de sus joyas. Su historia se remonta a la Edad de Hierro, cuando surge como un castro céltico de la tribu de los arévacos. Se pueden encontrar restos de la época romana, en Duratón en 1791 y 1949. De la época visigótica es la Necrópolis excavada en Duratón, con 666 sepulturas con ajuares casi totalmente germánicos.  

El castillo, fuera de las Murallas de la villa, es uno de los lados menores de la Plaza Mayor. Está adosado a la parte inferior de sus torreones un edificio del siglo XVIII, con balconada corrida, que soporta el 'Reloj de la Plaza'.

Entre sus numerosas iglesias románicas y mozárabes, destaca la Iglesia de Nuestra Señora La Virgen de la Peña y la de Los Santos Justo y Pastor. Como recorrido de interés puedes caminar desde la Puerta del Ecce Homo y Camino de la Virgen de la Peña se encuentran algunas de las mejores casas blasonadas de la villa. Frente a la iglesia de San Justo y Pastor se encuentra la Casa de los Proaños o 'Casa del Moro', que ostenta en la parte superior de su fachada una cabeza de moro, según la tradición la del Alcaide moro muerto por Fernán González. Frente a esta casa se encuentra un bello Jardín romántico.

De gastronomía destaca su espectacular cordero asado, que sin duda no te puedes perder. Además, podrás disfrutar de fantásticas rutas en canoa por el río Duratón en familia.