Sobre cómo superar el síndrome post-vacacional para llevar de la mejor manera posible la vuelta a nuestra rutina diaria tras un parón vacacional, existen miles de consejos que cada año ocupan páginas, noticias y artículos en numerosos medios de comunicación.

Pero muchos expertos aseguran que también existe lo que se conoce como síndrome pre vacacional, que aparece días antes de comenzar nuestro periodo de vacaciones.

Para la mayoría de personas, que se acerque el periodo vacacional es un motivo de alegría y es un momento que esperan con emoción. Viajar seguros de que hemos escogido el destino deseado y de que vamos a poder contar con días de descanso y ocio, hace que todos preparemos cualquier escapada o viaje con ilusión y ganas.

Sin embargo, aquellos que sufren el síndrome pre-vacacional, viven ese momento previo a las vacaciones con nerviosismo y ansiedad. ¿Por qué surgen estas sensaciones negativas? Por varios motivos:

  • Antes de abandonar todas nuestras obligaciones diarias surge una cierta sensación de preocupación por dejarlo todo ultimado y controlado.
  • Muchas personas tienden a dejar tareas o trabajo por realizar para el último momento. Una de las consecuencias del síndrome pre vacacional es la ansiedad, el agobio y el nerviosismo que se puede llegar a sentir al tener la sensación de que no nos va a dar tiempo a dejar todo terminado antes de irnos de vacaciones.
  • A la concentración que requiere el planificar bien nuestras tareas y realizarlas antes de irnos de vacaciones, hay que sumar la atención que debemos poner en la planificación de nuestro viaje. Muchas personas al final tienen la sensación de que no se centran ni en una cosa ni en la otra.
  • El síndrome pre vacacional incluye la sensación de improductividad debido a lo explicado en el punto anterior.
  • Es habitual, durante el síndrome pre vacacional, sentir cansancio mental y físico. A los nervios sentido por el inminente viaje, hay que sumar el apretón final de realización de tareas para dejar todo listo, un desgaste que se une al que ya llevamos acumulado durante todo el año de trabajo.

Si ya tienes claro qué debes hacer para volver al trabajo después de vacaciones sin que suponga un impacto demasiado negativo en tu ánimo, recuerda todo lo expuesto aquí sobre el síndrome pre-vacacional y logra comenzar tus vacaciones tranquilo y en paz.

Sé previsor y planifica todo con suficiente tiempo de antelación.